Héctor Gardó Huerta
Héctor Gardó Huerta. Experto del Postgrado en Digital Learning y Experiencias de Aprendizaje Emergente

Project Manager en la Fundació Jaume Bofill

Las 3 C’s del Design Thinking – Cómo empezar a transformar tu aula

27 septiembre 2017

Muchos profesores y profesionales de la educación se han acercado al Design Thinking en los últimos años, pero a menudo resulta difícil empezar a ponerlo en marcha. Ya seas uno de ellos, o bien aún no conozcas nada de esta metodología, este post es para ti.

Después de algunos años trabajando en colegios y otras organizaciones veo lo paradójico que resulta el Design Thinking cuando lo queremos aplicar. El concepto general y sus fases resultan muy fáciles de entender y muy atractivos, pero a la hora de dar el primer paso aparecen muchas dudas, miedos y lagunas que acaban siendo una gran barrera.

A continuación te propongo 3 pasos con los que hacer tu primera demo de Design Thinking en tu aula o equipo de trabajo en cualquier organización. Este esquema se puede aplicar en una actividad de unas 3 horas, o de 1 trimestre entero. Como siempre, el Design Thinking es flexible, y dependerá de la disponibilidad que tengamos y la profundidad de investigación que deseemos. Cada paso tiene dos apartados:

CONECTA

  1. Conecta personas: si no creamos un contexto de libertad e informalidad, será difícil innovar o transformar nada. Aquí podría encajar cualquier dinámica de cohesión o juego que podamos encontrar para que el equipo esté predispuesto a trabajar de forma colaborativa.
  2. Conecta ideas: a continuación buscaremos un reto o problemática a solucionar. Esto significa que a través de la observación y la empatía seleccionaremos un tema en el que queremos trabajar. La complejidad del mismo dependerá del tiempo que tengamos para resolverlo. Una vez seleccionado el reto, realizaremos cualquier técnica de generación de ideas que nos resulte útil (el brainstorming es la más típica, pero hay una infinidad). Aquellas ideas que sean más viables y más originales son aquellas que elegiremos para avanzar y desarrollarlas en el paso siguiente.

DesignThinking

CONSTRUYE

  1. Construye confianza: en este proceso resultará clave la creación de dos tipos de confianza. Una respecto a las otras personas, la otra respecto a nosotros mismos como creadores. En primer lugar, hay que fomentar que los equipos de trabajo tengan buenas dinámicas de trabajo: eficiente, repartiendo roles, planificando y complementando sus competencias. En segundo lugar, hay que tener presente que todo trabajo creativo nos lleva a algo desconocido, dónde las dudas y miedos aparecen. Cada una de las personas tendrá que trabajar a nivel personal la confianza y resiliencia necesaria para avanzar. Para ello, hay que relativizar el fracaso y siempre avanzar hacia los objetivos marcados a nivel personal y del equipo. Existen ejercicios de resiliencia y confianza creativa que podemos consultar.
  2. Construye prototipos: es clave que las ideas no queden en el nivel de las buenas intenciones o la fantasía. Debemos, sí o sí, hacer tangible eso que defendamos con palabras. Resulta muy gráfica la frase: hay que pensar con las manos. Se trata de que los equipos, sea con el medio que sea, prototipen sus ideas, las hagan realidad. Aunque sea de una forma humilde y low cost. Tan válido será un prototipo de cartón como una producción digital.

COMPARTE

  1. Comparte soluciones: buscamos solucionar problemas, y que nuestras propuestas sean escuchadas y difundidas por el máximo de personas posible. No sólo queremos inspirar, sino ser agentes de cambio que transforman y mejoran su entorno. De tal forma, la vocación de las propuestas y prototipos que salgan debe ser la obertura. Así, no tendrá sentido que nos guardemos las soluciones para nosotros. Aquí podemos realizar presentaciones orales offline, o bien utilizar cualquier medio digital que nos dé visibilidad (youtube, twitter, slideshare, etc).
  2. Comparte aprendizajes: el proceso es tan valioso como el resultado. Así, durante toda la experiencia de Design Thinking tendremos que capturar y registrar los conocimientos y aprendizajes que se generen. También esta fase es de reflexión, y podemos pensar sobre qué partes del proceso han sido mejorables y qué cambiaríamos la próxima vez. Dinámicas para compartir entre iguales resultan una buena elección para este intercambio. Los portfolios digitales también pueden ser un aliado para tener siempre presente el desarrollo y resultado de los proyectos.

Referencias:

  • Design Thinking for Educators (guía muy completa para implementar DT en las aulas):
  • Edutopia (encontrareis muchas referencias y materiales de DT y otras dinámicas que hemos comentado)
  • The Teachers Guild (proyecto de IDEO dónde una comunidad de professor@s comparten ideas y proyectos desarrollados con DT)
  • Mind Tools (plataforma con materiales y dinámicas de grupo para innovar)
¿Sabías que...?

Héctor Gardó es Experto del Programa en Digital Learning que te acompañará en la construcción y desarrollo del cambio de paradigma en educación, dando riendas al alumnado o al cliente interno, haciéndole gestor principal y partícipe activo de su aprendizaje, descubriendo y aprovechando su potencial y talento y estimulando su creatividad e innovación.

Artículos relacionados

pere_estupinya
27 noviembre 2017

“La ciencia ayuda a decidir mejor”

Pere Estupinyà
El Postgrado en Digital Learning y Experiencias de Aprendizaje Emergente organizado por IL3-UB contó con el periodista y divulgador científico […]
Leer más

Envía un comentario

*