Josep de Martí Vallés
Josep de Martí Vallés. Docente del Máster en Gerontología Social

Licenciado en Derecho. Director de Inforesidencias.com

¿Tendremos suficientes profesionales para atender a tantos mayores?

6 septiembre 2017

Uno de los grandes triunfos de la sociedad humana paradójicamente se está convirtiendo en una fuente de preocupación constante. Me refiero por supuesto al envejecimiento de la sociedad.

Para que una sociedad consiga que el 30% de sus miembros tenga más de 65 años, algo que alcanzaremos en España durante los próximos treinta, necesita haber conseguido alimentos suficientes y correctamente distribuidos; mucha agua corriente limpia y evacuación de la residual; un sistema sanitario que alcance a todos y consiga haber casi erradicado la mortalidad infantil y reducido drásticamente las enfermedades infecciosas. Y encima de todo eso, un periodo largo de paz y prosperidad. O sea.  Una sociedad que durante toda la historia hubiesen anhelado como un sueño imposible nuestros antepasados.

Vamos por el buen camino para conseguirlo, pero, cuanto más nos acercamos, más somos conscientes de que el premio viene con sus condicionantes y que, si no nos preparamos ahora que los mayores “sólo” son el 18%, podemos encontrarnos con que al final nuestros hijos y nietos nos pidan explicaciones.

Veamos un poco cómo hemos llegado hasta aquí y lo que puede pasar en un futuro cercano.

Gerontología Social

Razones del envejecimiento de la sociedad

Hasta mediados el siglo XIX, y sin demasiadas variaciones a lo largo del tiempo, la expectativa de vida al nacer de una persona en cualquier lugar del mundo era de unos 35 años. Por supuesto había personas de 70, e incluso 90, pero morían tantos niños al nacer y en los primeros años de vida que la estadística mantenía esa expectativa tan baja.

En menos de doscientos años hemos conseguido en Occidente superar los 80 y lo hemos hecho en varias fases:  primero las medidas de higiene, el acceso a agua potable, las mejoras en la agricultura, acceso a la atención sanitaria y la generalización de la vacunación, consiguieron hacer casi desaparecer la mortalidad infantil y las muertes relacionadas con el parto. Con eso la expectativa de vida subió rapidísimamente, aunque los que llegaban a viejos seguían muriendo a los 70 u 80; casi ninguno alcanzaba los 100 y ninguno pasaba de los 120.

En otra fase, en la que nos encontramos, están siendo los avances científicos los que están añadiendo “años a la vida”. Muchas enfermedades que solían matarnos ahora se curan o se convierten en crónicas. Así la medicina nos regala unos cuantos “años extra” aunque, a menudo al precio de ser dependientes de unos medicamentos y/o de los cuidados de otras personas.

Presente y futuro de los profesionales en gerontología

Quien lleve trabajando en una residencia desde hace más de diez años seguro que ha notado que los residentes son cada vez personas más mayores y con más necesidades de atención. “Antes hacíamos talleres de pintura y baile. Ahora a duras penas podemos organizar actividades por el deterioro cognitivo y funcional de los usuarios, el personal está más para cubrir sus necesidades básicas y AVDs”.

Con casi total seguridad, durante los próximos años veremos cómo cada vez vivimos más años (pronto tener cien años será como era tener ochenta a finales del siglo XX), y cada vez somos dependientes en edad más avanzada (esto es lo que los médicos llaman “compresión de la morbilidad”). Aun así, como el número de mayores crecerá tanto y, como la proporción entre mayores y jóvenes se decantará a favor de los primeros, la pregunta se hace indispensable:

¿Tendremos suficientes profesionales para atender a tantos mayores?

Si nos hacemos la pregunta desde la perspectiva de la sociedad, la respuesta es clara:  NO.

Para encontrar una solución, en seguida pensaremos en ayudas técnicas, incluso robots que colaboren en la atención (por cierto, llevo tiempo pensando en cómo podría ser el robot que me cambie los pañales cuando tenga noventa años).  Pensaremos también en sistemas de cuidados que primen la eficiencia y que permitan cuidar con menos personal.

Si, por el contrario, pensamos en una perspectiva más individual: cómo nos puede afectar esa realidad a cada uno de nosotros; la cosa es diferente. Para quien hoy tenga alrededor de 20-25 años, una formación en el campo de la gerontología le puede abrir la puerta a uno de los sectores con mayor futuro, como mínimo hasta 2075 y convertirle en alguien totalmente inmunizado frente al paro y con gran potencial para encontrar un trabajo gratificante tanto desde el punto de vista profesional como económico.

Hoy ya estamos en una situación en la que muchas residencias y servicios de atención a mayores tienen dificultades para encontrar en el mercado laboral a enfermeras, fisioterapeutas y otros profesionales de la atención a mayores.  Esta dificultad se va a ir incrementando como hemos visto, por lo que no cuesta mucho imaginarse un futuro en el que los profesionales bien preparados sean una verdadera élite social.

Volviendo a la pregunta que da título a este post.  Creo que no tendremos suficientes profesionales pero que los profesionales que tengamos tendrán muy buenas oportunidades de desarrollar un trabajo satisfactorio y bien remunerado.

A partir de aquí, que cada uno tome sus decisiones.

¿Sabías que...?

Josep de Martí Vallés es docente del Máster en Gerontología Social que aporta una formación integral que permite la elaboración de programas de contenidos heterogéneos al servicio de los profesionales que compartan este mismo objetivo. De este modo, el presente máster pretende ser un vehículo formativo para aquellas personas que quieran ampliar sus conocimientos, habilidades y actitudes en relación al envejecimiento y a las múltiples cuestiones con que se relaciona. La consecución de un alto grado de bienestar físico, psíquico y social de las personas mayores es el objetivo de la gerontología social.

Envía un comentario

*