Universitat de Barcelona

Instituto de Formación Continua

El motor de la innovación empresarial: la motivación personal.

06.07.2015

Una de las claves para evolucionar hacia una organización innovadora es establecer una metodología y una disciplina alineada con la estrategia, que facilite que las propuestas disruptivas sean una constante en la empresa.

Una de las claves para evolucionar hacia una organización innovadora es establecer una metodología y una disciplina alineada con la estrategia, que facilite que las propuestas disruptivas sean una constante en la empresa. Sin embargo, si este marco creativo no se acompaña de una implicación sincera y emocional de los profesionales de la compañía, será difícil impulsar iniciativas que realmente consigan cambiar las reglas de juego del mercado y posicionen a la firma como líder en su sector.

La sistematización de los procesos de innovación en la estructura de la organización es uno de los requisitos indispensables para instaurar una dinámica de transformación, que lleve a una empresa “tradicional” a convertirse en un actor de disrupción. Pero, ¿basta con un modelo organizativo pro-innovación para convertirse en una compañía innovadora?

La última de las Keynote Session, La innovación como estrategia de crecimiento en la organización, que contó con el testimonio de María Cardenal, head of Product Development de Vueling, demostró que es imprescindible ir un paso más allá poniendo a las personas en el centro de esta evolución: «La motivación es el combustible de la innovación, e innovar es tremendamente motivador para los profesionales de la organización», afirmó la ejecutiva de la aerolínea.

En el centro del debate de la sesión estuvo cómo garantizar que la innovación se convierta en una constante de la compañía y no se limite a iniciativas aisladas. A nivel orgánico, tiene que ver con orientar todos los procesos corporativos hacia la innovación, teniendo siempre presente los vectores estratégicos del negocio. Entre las recomendaciones: dotar a la empresa de una estructura donde circulen las ideas; aplicar disciplina en la gestión de las iniciativas y diversificar el riesgo de innovar, esto es, mantener una cartera amplia de propuestas innovadoras en desarrollo para garantizar que, aunque falle alguna, siempre habrá otra por lanzar.

Sin embargo, si estas evoluciones no se ven acompañadas de la participación activa y sincera de los profesionales del equipo, será difícil instaurar la innovación en la cultura corporativa. «Es importante entender que las motivaciones de la era industrial, fundamentadas en la recompensa económica, no son capaces de estimular nuestra vertiente más creativa, que es la base de toda innovación»,comentó Cardenal. La experiencia de compañías innovadoras como Google, Apple o la misma Vueling, demuestran que es imprescindible entregar a los profesionales motivaciones más intrínsecas, relacionadas más con la persona, que con su función. Gozar de autonomía en el desempeño del trabajo, ser reconocido por la maestría de ser el mejor en lo que se hace y contribuir a un propósito real y relevante, son tres potentes motores para concretar una participación continua de los profesionales de la empresa en la innovación corporativa.
 
A partir de esta premisa, la estructura de la innovación de la compañía deberá estar siempre orientada a facilitar la circulación de las ideas en la organización. «Co-innovar, colaborar, co-desarrollar y co-impartir»,tal y como explicó María Cardenal, desde los niveles más altos para arraigar la cultura de la innovación –un Comité de Innovación formado por el CEO, el director de Innovación (CINO) y otros directivos–, hasta una Innovation Network,en la que se implica a todos los profesionales de la compañía. En este nivel, la clave radica en la definición de unas reglas del juego claras y transparentes para participar en el proceso de innovación: es fundamental comunicar al equipo cuál es el foco estratégico del negocio y, por tanto, de la política de innovación corporativa; explicar cómo se canalizarán las propuestas que se reciban y dar detalles en relación con los criterios de valoración que se aplicarán a las iniciativas.
 
Si quieres ver el vídeo de la keynote, haz clic aquí.
© IL3 - Instituto de Formación Contínua - Universitat de Barcelona C/ Ciutat de Granada, 131 - 08018 Barcelona - España Tel. +34 93 403 96 96 - Teléfono de Información: +34 93 309 36 54

Dos campus de Excelencia Internacional:

  • BKC - Barcelona Knowledge Campus
  • Health Universitat de Barcelona Campus

Con la colaboración de:

  • Banco Santander
  • Catalunya Caixa