Universitat de Barcelona

Instituto de Formación Continua

Gran acogida a la conferencia "Cómo cuidar y cuidarse al mismo tiempo"

14.04.2008

La jornada, a cargo de Mireia Golobardes, estuvo enmarcada en el programa de actividades del IL3Aula+

Ya sea porque uno es profesional de la salud, o bien, familiar de un enfermo, cómo cuidarse a uno mismo para poder cuidar a los demás, resulta una cuestión fundamental en el momento de buscar con éxito la recuperación de la persona sin dañar la salud propia.

El Instituto de Formación Continua de la Universidad de Barcelona (IL3-UB), en coordinación con el Instituto Micromat, recibió a la psicóloga Mireia Golobardes Subirana, quién habló de los riesgos en los que puede caer un cuidador, al entender mal la verdadera función de su papel, y cómo lograr y llevar con éxito la tarea de cuidar a un tercero.

No es difícil encontrarse con casos en los que el cuidador se enfrenta a enfermos difíciles o rebeldes. Sucede entonces que se cae en situaciones en las que se deja la independencia personal y se deja de hacer cosas con tal de cuidar al paciente.

Estos casos, aseguró la especialista, son señales de alerta que hacen ver que un cuidador no realiza bien su trabajo. “Un buen cuidador se ocupa de sí mismo, que es lo que no sucede. Hay que coger aire en esos casos y poner límites”, recomendó Golobardes.

Según la especialista, las principales características en estos casos es cuando se asume que el enfermo depende totalmente de uno y nadie más puede ayudarlo. En estas ocasiones, se pierde la vida privada y, el tiempo que antes se dedicaba a uno mismo, ya no se utiliza más que para el cuidado de la persona. Es cuando se causa una disminución de la atención al resto de la familia, mientras que en el cuidador se provoca un sobre esfuerzo tanto físico como psíquico. Ello genera como consecuencia que el cuidador presente reacciones emocionales tales como ira, vergüenza, indefensión, tristeza, preocupación, soledad y depresión. “Sucede que tampoco quiere comer y terminan siendo dos los enfermos. Porque pasa que entre más se haga por el otro y nos olvidemos de nosotros, más sentiremos esos sentimientos”, aseguró.

Los consejos para evitar caer en esa situación, y para quienes ya están en ella puedan salir adelante, se resumen en: tener presentes las capacidades y limitaciones del enfermo; descansar suficiente; tomarse breves períodos de vacaciones; no hacerse reproches ni culpabilizarse; mantener el sentido del humor; simplificar; no tratar de ser perfecto y aceptar la enfermedad y la situación.

Enlaces relacionados:
Noticia
Programa de actividades 2007-08 IL3Aula+

 

Yetlaneci Alcaráz
Alumna del Máster en Periodismo BCNY

© IL3 - Instituto de Formación Contínua - Universitat de Barcelona C/ Ciutat de Granada, 131 - 08018 Barcelona - España Tel. +34 93 403 96 96 - Teléfono de Información: +34 93 309 36 54

Dos campus de Excelencia Internacional:

  • BKC - Barcelona Knowledge Campus
  • Health Universitat de Barcelona Campus

Con la colaboración de:

  • Banco Santander
  • Catalunya Caixa