Cambio Climático, Eficiencia Energética y la COP21 de París

6 junio 2016

Con el título de Cambio Climático, Eficiencia Energética y COP21 de París intentamos introducir una serie de artículos que tienen como objetivo aportar un poco de luz sobre aspectos y conceptos que son de uso cotidiano y recurrente pero desconocidos en parte por el gran público.

Cambio Climático

Entendido como lo definió su creador, Wally Broe­cker: las variaciones que se producen en el clima debido a factores antropogénicos, resultado de las actividades humanas sobre la tierra (como la gran producción de gases de efecto invernadero a partir de la extracción y quema de combustibles fósiles). Este problema ha ido tomando peso e importancia en las agendas y políticas de casi todos los estados a lo largo de las últimas décadas, primero en la lucha por la mitigación de las causas que lo propician, y segundo, en las estrategias de adaptación necesarias cuando sea demasiado tarde para evitar algunas de las consecuencias del cambio climático.

Eficiencia Energética

Las definiciones de Eficiencia Energética han ido evolucionando a lo largo de los años, cómo mínimo en las aparecidas en la legislación Europea. La última, en la Directiva de Eficiencia Energética, 27/2012/EU, se define como: la relación entre la producción de un rendimiento, servicio, bien o energía, y el gasto de energía. Aunque se podría matizar, afinar y probablemente mejorar, es una definición suficientemente sencilla y clara como para darla por válida (de momento). La importancia de la Eficiencia Energética viene amparada por el triple vector al que afecta: seguridad de suministro (no se consume, por lo tanto se depende menos de terceros, actualmente España importa entre el 80% y el 90% de los combustibles y energía), aumento de competitividad (se necesita menos para producir lo mismo) y el tema que nos afecta, mitigación del cambio climático (menos emisiones de gases de efecto invernadero).

De hecho, la Agencia Internacional de la Energía (International Energy Agency, IEA, en inglés), ha concluido, y desde ya hace algunos años, que las actuaciones e inversiones en materia de mejora de la eficiencia energética son las más rentables, coherentes e interesantes a la hora de luchar contra el aumento de la temperatura global de la Tierra, el Cambio Climático y sus consecuencias. Ya en 2008, en su World Energy Outlook (WEO, publicación anual de referencia, en la que se presenta la actualidad, retos y futuro a corto, medio y largo plazo del sector energético), introducía que el marco en el cual se conseguiría una mayor reducción de emisiones de gases de efecto invernadero es aquel en que se mejore todo lo relacionado con la eficiencia energética (con un 54% del total). En el 2015, el WEO, indica que los objetivos obligatorios en China e India (que siguen el ejemplo de Japón, el primero en mover ficha) han aumentado la cobertura mundial de la normativa sobre eficiencia en la industria desde un 3% en 2005 hasta más de un 33% en la actualidad. En los países miembros de la OCDE, las medidas de eficiencia energética reducirán las emisiones de gases de efecto invernadero en un 60% respecto a la situación de no haberse realizado dichas mejoras e inversiones.

Silhouette of the plant smokestack polluting the air

COP21 de París

Por último, y como es bien sabido, el pasado diciembre de 2015, se celebró en París la COP21 (la Conferencia de las Partes, Conference of the Parties, número 21), el mayor evento diplomático celebrado nunca en Francia (y probablemente uno de los más importantes de la historia de la humanidad). ¿Pero qué es realmente una COP y para qué sirve? Hagamos un poco de historia. La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, conocida como CMNUCC (UNFCCC en inglés) fue adoptada durante la Cumbre de la Tierra de Río de Janeiro en 1992. Entró en vigor el 21 de marzo de 1994 y ha sido ratificada por 196 Estados, que constituyen las «Partes», las partes interesadas, de la Convención. Esta Convención Marco es una convención universal de principios que reconoce la existencia de un cambio climático debido a la actividad humana y atribuye a los países industrializados la responsabilidad principal para luchar contra este fenómeno. La Conferencia de las Partes (COP), compuesta por todos los Estados «Partes», constituye el órgano supremo de la Convención. Se reúne anualmente en conferencias mundiales en las que se adoptan decisiones para respetar los objetivos de lucha contra el cambio climático. Las decisiones solo se pueden tomar por unanimidad de las Partes o por consenso. La COP que se celebró en París fue la número 21, de ahí el nombre de COP21.

Pues bien, en esta COP21 de París, después del fracaso de algunas de las COPs anteriores (Copenhague) en las que se esperaba la generación de un consenso post-Kyoto, había la necesidad de trazar la hoja de ruta en cuanto a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero tras la extinción del Protocolo de Kyoto, que terminará su aplicación en el 2020. Después de muchos meses de preparación, mucho trabajo diplomático, más de 10 días de convención y negociaciones, se consiguió un acuerdo, un buen acuerdo suscrito por un conjunto inédito de países (por la gran cantidad). Este acuerdo, sin ser, probablemente, el que nos hubiera gustado a muchos, sí es una inyección de moral para seguir creyendo en que el cambio climático es evitable.

Estos países empezaron a ratificar el Acuerdo en el simbólico inicio del proceso de la firma que coincidió con la celebración del Día de la Tierra en la sede de la ONU en Nueva York el pasado 22 de abril de 2016.

¿Sabías que...?

Roger Marcos es Director del Máster en Eficiencia Energética y Sostenibilidad que ofrece las herramientas y la metodología de trabajo adecuada para llevar a cabo labores de auditoría, análisis, planificación y gestión de los usos energéticos y en el que la sostenibilidad juega un papel central a la hora de plantear las soluciones.

Artículos relacionados

1 Comentario

Julianna

Vamos a presentar en la COP21 de Paris nuestro compromiso, sumando todas las acciones individuales y colectivas que influyen en el clima para mostrar la urgencia de una reduccion de emisiones suficientemente ambiciosa que evite los peores impactos ecologicos, economicos y sociales del cambio climatico.

Responder a Julianna Cancelar respuesta

*