Pipo Serrano. Docente Máster en Periodismo BCN_NY

Periodista freelance, especializado en creación, dirección, guión y presentación de espacios radiofónicos y actualmente colaborando en el programa “8aldia” de la cadena televisiva 8TV. Además, trabaja como “Social Media Strategist” para empresas o profesionales y es profesor universitario de alumnos norteamericanos de las asignaturas de “Journalism 2.0” y de “Social Media”. Licenciado en periodismo y humanidades, empezó trabajando en RAC1 para después colaborar, durante largas temporadas en Catalunya Ràdio, Punto Radio o Tv3, entre otros, donde ha subdirigido, dirigido, creado y presentado distintos programas y espacios.

El periodismo y las redes sociales. Conversación con Pipo Serrano.

19 septiembre 2014

Pipo Serrano, a partir de este año docente en el Máster en Periodismo BCN_NY, fue invitado por Sergi García y Lluis Miret a participar en una charla sobre el impacto de las redes sociales en el ámbito periodístico. hemos intentado hacer un pequeño resumen de este interesante debate, Podéis escucharlo íntegro (en catalán) a través de este enlace.

Sergi García: Hablemos del periodismo y de cómo las redes sociales y el entorno digital transformaron esta profesión…

Pipo Serrano: El periodismo ha cambiado mucho, pero no del todo. En el fondo, no ha cambiado ni la televisión, ni la radio, ni la prensa… Recientemente, preparando los contenidos para el Máster, hablamos de este tema, y tenemos claro que hay que seguir formando a los alumnos para que escriban de forma correcta para los diferentes canales. Ahora bien, si no sabemos aprovechar el potencial de las redes y de los diferentes medios a los que tenemos acceso, estamos perdiendo el tiempo. Esto sí que es un cambio.

No sé si es la sensación que tenéis también vosotros, pero las redes sociales han adoptado el papel de la inmediatez. Antes, la radio era el medio más rápido, no se necesitaba editar vídeos o esperar nuevas ediciones para dar una noticia. Se cortaba el programa, se lanzaba una bomba informativa, breaking news, y punto. Pero hoy, en Twitter las cosas suceden segundo a segundo.

Sí, Twitter nos ha demostrado que cualquier persona de la calle, no solo los periodistas, puede tener su propia agencia de noticias. Sin ir más lejos, una de las recientes comparecencias de Artur Mas, el presidente de la Generalitat, en la que quería explicar el tema de la affaire Pujol, no se anunció a través de los medios convencionales, como, por ejemplo, una convocatoria de prensa. Fue anunciada en un tuit de Joan Mª Piqué, su responsable de prensa y comunicación.

Pero eso obliga a los profesionales a estar alerta las 24 horas de lo que pueda tuitear cualquier portavoz de una administración o cualquier gabinete de prensa de una entidad…

La sobreinformación es un problema, pero Twitter nos facilita algunas herramientas para gestionarla, por ejemplo activando las notificaciones en el teléfono móvil para seguir en todo momento la actividad de las persones que nos interesen.

Pero esto, ¿no nos volvería locos?

Por supuesto, no se puede seguir a todo el mundo pero seleccionando a 6 o 7 personas, ya podemos estar al día de lo que nos parece más importante.

Con la inmediatez que proporciona Twitter, hay que ser muy prudente, puede ser un peligro, como en el caso de Tito Vilanova, la noche anterior a su muerte las redes sociales estaban hirviendo con la noticia sin que hubiera sido confirmada.

Nos pensamos que, como es tan fácil enviar un tuit, no hace falta pensarlo dos veces. Yo siempre digo que deberías escribirlo, guardarlo, después de 10 minutos volver a mirarlo y entonces decidir si hacerlo público.

¿Cuál es el peligro de que la gente rumoree en un canal como es Twitter, donde realmente es tan difícil contrastar fuentes y tan importante para los periodistas?

Yo creo que el peligro está en que no actuamos como periodistas, sino que nos convertimos en unos hooligans más y usamos Twitter como si estuviéramos en la barra del bar. Que lo haga “gente normal”, es muy peligroso, pero que una persona con credibilidad lo retuitee y lo difunda, es un problema. En la época que vivimos, tenemos el inconveniente de querer ser los primeros en todo. Nos gusta mucho que nos aplaudan, y esto tiene muchos peligros, uno de ellos es este.

Pero, ¿no todo el mundo lo hace mal? Recuerdo, por ejemplo, el director del Periódico de Catalunya, que dio la gran exclusiva a través de Twitter sobre la abdicación del Rey 30 minutos antes de la aparición pública del monarca, y muchos compañeros nos añadimos a felicitarle por el trabajo bien hecho.

Sí, por suerte, hay mucha gente que lo hace muy bien, porque al final es una extensión, una herramienta más para llegar a nuestros oyentes o nuestros seguidores. Pero no sustituye nada, por lo tanto cualquier periodista de cualquier medio, desde el más popular hasta el desconocido, tiene que actuar como tal, y lo que nos diferencia es justamente el rigor.

Comentemos el tema de la identidad digital, de la huella que estamos dejando en la red. ¿Los periodistas tienen que generar ellos mismos su perfil profesional?

En este sentido el entorno periodístico ha cambiado mucho. Trabajando para Rac1, en Catalunya Radio y otras emisoras, me di cuenta que a menudo hasta el contrato que firmas intenta vincular tu perfil digital con el analógico.

¿Y no te parece bien?

Depende de para qué. Entiendo que si diriges un programa, tengas en cuenta que en las redes se explique bien lo que haces. Y de la misma manera como se calcula la audiencia tradicional, no hay que olvidarse de la audiencia digital, aquella que te sigue en la red. Pero el problema aparece cuando se confunde tu identidad digital personal con la de la emisora donde trabajas. Por eso, si os fijáis, cada vez más, muchos periodistas añaden el término “perfil personal” en sus cuentas de Instagram o de Twitter, para que no se confunda con el de la empresa. Porque, al final, ¡no representas las 24h al día a una entidad! Y ese es el problema que tenemos los periodistas: cuando abocamos nuestras opiniones, quedamos muy marcados.

En tu perfil de Twitter, ¿podemos encontrar información personal?

Yo soy bastante cauteloso con mi intimidad, en las Redes Sociales pongo cosas que realmente compartiría con cualquiera, quiero decir que si ahora me cruzo por la calle con un señor y no me importa decirle que mañana me voy a tal sitio, lo pondré. Si no, lo evito.

¿Internet crea nuevas oportunidades para los periodistas?

Todos hemos visto como algunos periodistas, al margen de trabajar en los medios que pueden ser consagrados se han dedicado a abrir nuevos caminos propios. Por ejemplo, Marta Alonso, muy aficionada a Instagram, un día decidió que eso sería una parte de su negocio y empezó a construir la marca Instagrammers, organizar exposiciones, etc. Otro ejemplo, el de Valentín Sanjuan, que decidió hacerlo de forma diferente y ahora trabaja solo online, tiene un canal en Youtube y hace muchas cosas. Estas personas al final han conseguido crear su propio producto, conseguir audiencia, tener ingresos de la publicidad y esto es muy interesante.

Hay productoras que se dedican exclusivamente a hacer contenidos online. ¿Están más obligadas a seguir la evolución de los medios y a ser trendy?

Cada vez más el hecho de estar en todas las redes está pasando a segundo plano. Ha ocurrido, como en todo, que nos pasamos de largo para luego volver y quedarnos en el punto medio, un poco más equilibrado. Suele pasar con las novedades que se instauran, la gente se vuelve loca y, si no tienes ya una edad que haga ver las cosas con más prudencia, hasta puede ser peligroso, si, por ejemplo, comunicas algunas cosas que no deberías haber dicho.

Durante un tiempo la gente quería estar en todos lados, era síntoma terrible de los políticos. Cuando en una campaña electoral entrabas en la web de un político, te encontrabas con sus 15 perfiles en redes sociales, pero nadie era capaz de seguirlo. Poco a poco vamos entendiendo que las redes sociales son un buen vehículo para comunicar, pero por el tipo de target o por fidelidad a nuestra manera de expresarnos, finalmente nos puede interesar estar en tres de ellas, con muy buena presencia, pero de forma selectiva.

Las productoras que lo están haciendo bien, son las que apuestan más por el contenido que por la red en sí, que tan solo es un canal. Si no ofreces nada, no ganas nada.

Artículos relacionados

1 Comentario

En mi humilde opinión, yo creo, que en todos los sectores o campos tenemos que adecuarnos a las nuevas tecnologías y a la vez aprovecharnos de ellas.
Renovarse o morir

Envía un comentario

*