Master Class Abogado 2.0.

El sector legal es cada vez más especializado y más competitivo. En este entorno, las herramientas digitales permiten a los profesionales del sector posicionarse, ganar visibilidad y generar negocio. En una Masterclass del Máster en Derecho Digital y Sociedad de la Información, se ofrecieron claves para superar los retos 2.0, de la mano de Eneko Delgado (‪@EnekoDelgado) Susana González (@SusanaCyZ), Rodolfo Tesone (@RodolfoTesone) y Jordi Ferrer (@JordiFerrerTwit) expertos en la abogacía digital con miles de seguidores en el mundo digital.

Herramientas 2.0 para ganar visibilidad y negocio en el sector legal

11 junio 2015

La realidad es contundente: “Se puede ir saltando de La Coruña a Barcelona de cabeza en cabeza de abogado”, dijo Eneko Delgado (@EnekoDelgado) en el Máster Abogado 2.0 del Máster en Derecho Digital y Sociedad de la Información. Con más de 198.000 colegiados, España tiene una de las densidades de abogados más altas de Europa, tan sólo por detrás de Liechtenstein, Grecia, Italia y Luxemburgo.

Y si soy abogado… ¿cómo consigo ganar visibilidad y negocio en esta marea de letrados? Cualquier profesional competente conseguirá acercarse al mercado gracias al aliado perfecto que son las herramientas 2.0 –un 77% de los españoles utilizan Internet a diario y existen 22 millones de cuentas en redes sociales­ que permiten que el profesional se diferencie y ayuda a generar confianza– el 85% de los usuarios de Internet se fían de las recomendaciones que hacen sus contactos en la red y permiten aprender de los colegas y del mismo mercado.

El sector legal ha dejado de ser ese segmento profesional gris y lejano para evolucionar hoy hacia un colectivo “dinámico, colaborativo, cercano y adaptado a las nuevas tecnologías”. Por ello, no es de extrañar que cada vez cobre más relevancia la presencia de despachos grandes y pequeños, así como de abogados freelance, en la red.

Sin embargo, como cualquier sector altamente especializado, los profesionales que inicien su aventura online deben ser conscientes de la importancia de que su imagen digital esté en consonancia con su estándar de profesionalidad. Sencillas reglas como separar lo profesional de lo personal, hablar el mismo lenguaje que nuestros clientes flexibilizando los términos técnicos y siendo genuinos, compartir con otros profesionales como se haría en cualquier jornada del sector, o tener claro que lo que se dice en la red define a quien lo dice son cuatro reglas básicas para no poner en riesgo la reputación profesional por una mala gestión digital.

Serious young businessman concentrating on his work as he sits at his desk leaning on one arm navigating the internet on his laptop computer while reading the screen, profile view.

Serious young businessman concentrating on his work as he sits at his desk leaning on one arm navigating the internet on his laptop computer while reading the screen, profile view.

A partir de aquí las posibilidades son infinitas: página web personal, blog, Twitter, Facebook, participación en foros y comunidades virtuales… Lo importante es saber por qué y para qué se utiliza una determinada plataforma. Mientras Facebook ofrece un enfoque más personal y desenfadado, Twitter es ideal para la interacción ágil y la difusión infinita. En LinkedIn predomina el lenguaje técnico y especializado, y Google+, aunque poco valorado por los usuarios, favorece el posicionamiento en el buscador más relevante de España. Por otra parte, Pinterest e Instagram son herramientas para un lenguaje más visual que pueden ser útiles en casos puntuales.

Una vez lanzadas las plataformas online, dar con “funnel” para conseguir clientes, esa receta mágica que convierte a un desconocido en follower y a ese lead digital en cliente (e incluso después en fan), es un asunto básico pero complejo. Con miles de seguidores, Susana González (@SusanaCyZ) confiesa que un mínimo de su negocio proviene de las redes sociales. Según la experta, el ROI de este tipo de iniciativas procede sobre todo de la capacidad de generar branding que facilite posteriormente la labor comercial más tradicional. Para obtener ese ROI, se tiene que realizar un trabajo continuado de presencia en el medio digital de al menos un año.

Las herramientas 2.0 abren una nueva oportunidad de posicionamiento y diferenciación a los profesionales del sector legal. Por ello, como en cualquier aventura que se quiera tener éxito, todo consiste en aprender, aplicar y comenzar.

Artículos relacionados

2 Comentarios

Cambiar contraseña hotmail

Gracias por compartir la info.

Totalmente de acuerdo con el artículo, pero -siempre hay un pero – el mayor hándicap que a día de hoy tiene el mundo 2.0 es el desconocimiento por parte del usuario -abogado-, de este mundo tan intangible.
Me explicare, algunos por no decir un porcentaje alto de abogados emplean el correo electrónico de Hotmail, este servidor de correo es, a mi modo de ver, poco profesional. Las alternativas son gmail que es un poco más “serio”, el correo del colegio de abogados – que por no saber configurarlo se suele llenar y no aceptar correos – o la solución de contratar por pocos euros anuales un dominio – la inversión es mínima y la rentabilidad máxima-.
En otro orden de cosas, yo prefiero tener un Facebook, twitter , blog .. profesionales, es mi modo de ir haciendo lo que se suele llamar “marca personal del despacho” y los tengo interconectados, de tal forma que si publico algo en alguno se comunican con el resto.
Creo que mi vida personal es mía y no he de mezclarla nunca con mi vida profesional ¿verdad?
Un saludo y felicidades por el articulo.

Envía un comentario

*