Máster en Enseñanza del Español como LE y L2. Impresiones de la semana presencial.

2 octubre 2013

Ahora que muchos jóvenes están pensando en irse fuera, algunos para adquirir nuevas experiencias, otros en busca de trabajo, creemos que es el momento de insistir en la necesidad de irse con una buena formación que nos facilite instalarnos en otro lugar. IL3 junto con la Universidad de Barcelona ofrece diferentes programas de formación para llegar a ser profesores de español en el extranjero.

El Máster de Enseñanza de Español como Lengua Extranjera Máster tiene sus orígenes en 1987, cuando empezaban a consolidarse las necesidades formativas de los profesionales de este campo. Único en aquel momento, el programa era muy innovador por su enfoque y sus contenidos. En 1999, fiel a su espíritu de innovación, se convirtió en el primer máster on-line en este campo. En las últimas ediciones, el programa ha seguido innovando: ha aumentado la opcionalidad de contenidos y reducido la presencialidad, adaptándose mejor a las distintas necesidades de profesores de E/LE. Es un curso que requiere muchas horas de dedicación, pero que ofrece muchas compensaciones: formadores de amplio reconocimiento, tutores que garantizan el seguimiento individualizado de los alumnos, combinación de formación on-line con horas de presencialidad concentradas en una semana, realización de prácticas en escuelas y posibilidad real de salidas profesionales en todo el mundo.

“Uno de los objetivos que me proponía con la realización de este curso era poder ampliar mis conocimientos. Considero que he cumplido con el objetivo y ha sido gracias a todas las actividades de cada una de las asignaturas que hemos ido realizando, que no han sido pocas. Tanto las actividades en grupo como las individuales han sido muy enriquecedoras puesto que me han permitido intercambiar puntos de vista y experiencias con mis compañeros/as. Respecto a las actividades grupales, estas han sido algo más complicadas a la hora de llevar a cabo debido a las diferencias de horarios de cada uno de nosotros. En cuanto a las actividades individuales, estas han resultado ser muy interesantes ya que hemos podido compartir impresiones y experiencias con todos y cada uno de los estudiantes.

Lo que más ilusión me hacía al iniciar el curso era la semana de prácticas en la escuela ya que creo que es en el aula donde uno realmente se da cuenta de si le gusta o no la enseñanza. El prácticum no me decepcionó en absoluto, al contrario, me hubiera gustado poder hacer más horas, tanto de observación como de actuación en el aula. Quizá dentro de unos meses se me olviden conceptos que hemos trabajado en alguna de las asignaturas pero lo que seguro, no se me olvidará, será todo lo que aprendí durante aquella semana. Es por este motivo que considero que los aprendizajes más significativos que he adquirido durante este curso se corresponden con los adquiridos durante el periodo de prácticas.”

Mónica Calderón, alumna del Máster

Artículos relacionados

Envía un comentario

*