Joan Rull Camps. Ex-alumno del Máster en Psicología Forense y Criminal

Tras realizar el Máster en Psicología Forense y Criminal de la UB·IL3, empecé a trabajar como psicólogo (counselling primero y terapia después) con agresores (género, sexual y violencia en general). Actualmente hago tratamiento a agressores de género des del sector público (Fundación Ires) a la vez que ofrezco mis servicios como terapeuta privado

Mi página web

Película “No tengas miedo” destacada con el 1er premio Fada

27 febrero 2013

Un día escuché la historia de un joven que sufrió abusos sexuales por parte de su profesor de música. Otro día el de una adolescente que llevaba varios años soportando las perversiones de su abuelo. Me las contaron amigos terapeutas que atienden a personas que han sufrido –o sufren– este tipo de abusos. Y quise saber más. Así empezó esta historia.
Contacté con varias víctimas y hablé con ellas. Quedé consternado al escuchar sus relatos, al conocer las secuelas que les había producido tan irracional agresión. Y, sobre todo, sentí una profunda admiración al comprobar el valor y el coraje con que se enfrentaban diariamente a la necesidad de rehacer sus vidas.
Durante más de un año conviví con su dolor y sus ilusiones, hablé con los profesionales que les atendían, e intenté alejarme de los tópicos que rodean el tema para analizar sin prejuicios la complejidad de algunos comportamientos humanos. Y así fui descubriendo la gran riqueza dramática y personal que había tras las vivencias que escuchaba: historias de silencios, de culpabilidades, de manipulaciones y dependencias. Pero también de supervivencia, de lucha contra la adversidad, contra la humillación, contra el sometimiento.

Montxo Armendáriz

La película “No tengas miedo” de Montxo Armendáriz ha sido galardonada recientemente con el premio FADA a la cultura, que otorga la Fundación Vicki Bernadet desde este año. Este premio se creó con el objetivo de destacar aquellas acciones que ayudan a hacer visible el problema del abuso sexual en la infancia, en su justa dimensión, a la vez que permiten concienciar la población de la existencia de este hecho y de su superación.

Concretamente, la película de Armendáriz sucede en la Pamplona de cambio de siglo y explica la historia de una chica (Michelle Jenner) que recibe abusos por parte de su padre (Lluís Homar), un reputado odontólogo de la ciudad, durante buena parte de su infancia y adolescencia. El buen asesoramiento por parte de psicólogos y psicólogas especialistas en la temática que recibió el director y la brillante interpretación tanto de Jenner como de Homar, hacen la historia brutalmente conmovedora y creíble.

El asesoramiento profesional se hace patente desde el título, ya que esta frase que tendría que servir para transmitir seguridad es la que utilizan los abusadores cuando la criatura se asusta ante los primeros tocamientos. Además, desgraciadamente, también es muy realista el hecho de que sea justamente una figura del entorno de seguridad del niño (padre, hermano, abuelo…) quien cometa los abusos, lo que propicia también la negación por parte de las otras figuras de protección.

En la película, la madre (Belén Rueda), aunque nunca ha creído las revelaciones de su hija, se acaba separando del padre, dejándola aún más desamparada. Por último, el recorrido vital de la chica, que tiene una adolescencia convulsa, con adicciones diversas (alcohol, ludopatía…), relaciones tóxicas, dificultades para disfrutar del sexo, etc. también es muy propio de las víctimas de estos hechos. No obstante, la película termina bien, ya que después de un accidente que sufre la chica, se produce la revelación en el hospital, donde empieza a recibir tratamiento psicológico y, al cabo de un tiempo, lleva una vida sana y constructiva. Es especialmente impresionante cómo realizan las transiciones entre las diversas etapas de la vida de la protagonista, en las que aparece una serie de personas como si estuvieran en un grupo terapéutico, de las cuales algunas son actrices y actores y otras testimonios reales.

Así pues, esta película es altamente recomendable, a pesar del pobre éxito comercial que tuvo en su momento, ya que, por una parte, exhibe un gran rigor científico y por otra, no es nada pornográfica, en ningún momento hay imágenes explícitas. Además, la enorme cualidad técnica y el gran trabajo artístico permiten al espectador comprender con toda la intensidad las emociones y los sentimientos que giran entorno a un caso de abuso sexual en la infancia (rabia hacia el agresor, miedo por la niña, asco, tristeza, impotencia… pero también hay esperanza).

Es importante que se tome conciencia por duro que nos resulte, ya que, por desgracia y según diversos estudios a nivel mundial, el abuso sexual en la infancia tiene un prevalecimiento cercano al 20 % (en diversas intensidades).

Artículos relacionados

9 febrero 2018

La Ética y La Estética de la PNL

María A. Clavel Álvaro
Ser usuario de la PNL significa completar conscientemente tu natural apertura al cambio, cultivando el hábito básico del aprendizaje y…
Leer más

4 Comentarios

Nelida Posse

Siento una deuda de gratitud para con las personas que logran como diria un gran maestro que tuve:”transformar lo siniestro en maravilloso” esa es la creacion.
Trabajo en el ambito comunitario como psicologa social con grupos desde hace treinta años, pero desde hace muchos menos trabajo en el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisules de Argentina, en el area de cortometrajes. Y estoy conmovida con la posibilidad que brindan los cortos como herramientas para la capacitaciom, sencibizacion.
Lamentablemente se de este tema porque dos de mis hermanos fueron violados, y uno de ellos violo a mi sobrina. Se del dolor,la locura y la muerte cercana.

Gracias por el film! Dan ganas de seguir en la lucha. Por eso quiero ir a la Fundacion para trabajarme, aprender y repicar en mi pais, van abrazos!!

Monica

Una película donde desnuda el alma de las victimas de abusos. A ver la pelicula, ví pasar mi vida.Muy duro, pero a veces es más duro el no sentirte comprendida por el resto de la sociedad.

Envía un comentario

*