Carlos Angeles. Experto en Máster en Dirección de Empresas Digitales. Digital Business Management.

Ingeniero superior en telecomunicaciones. Executive MBA. Jefe de ventas de España y Portugal de Avigilon. Forma parte del claustro de profesores de diferentes escuelas de negocio, donde enseña Marketing estratégico, Técnicas de presentación eficaces y Comunicación para altos directivos.

Podéis leer más artículos en su blog
Una pizca de inspiración
.

¿Por qué una panadería necesita una página web?

18 septiembre 2013

Apreciado G.

Gracias por los buenos momentos compartidos este verano en tu apartamento de la costa mediterránea. Es siempre un placer disfrutar en buena compañía de sus atardeceres rojos en sobremesas infinitas.

He estado reflexionando sobre la conversación que mantuvimos a la hora del café. Las razones de por qué no todos los negocios necesitan una página web. Negocios como una panadería, un bar o una mercería. Hablo a diario con empresarios que han sabido crear un negocio, hacerlo crecer exitosamente y no dudan que deben “digitalizarse”, pero sí dudan sobre cómo hacerlo. Y, sobre todo, cómo hacerlo para que la inversión en esas nuevas tecnologías sea productiva. Y me he dado cuenta que la clave para responder a esa pregunta está en el inicio de todo. Hay que abordar este problema con la mayor perspectiva posible. Para eso debemos retornar en el tiempo más de tres décadas.

Yo he tenido la suerte de vivir la revolución tecnológica del cambio de siglo. Cuando acabé mis estudios universitarios no existía internet ni teléfonos móviles. En mi primer trabajo, los pedidos solo eran aceptados por escrito (eso significaba por correo postal o por fax). Nadie utilizaba correo electrónico, ni siquiera las más avanzadas multinacionales. Y fíjate el mundo donde vivimos hoy: en la última cena a la que asistí quise intercambiar mis datos de contacto con algún nuevo conocido, y directamente me invitó a buscarle en Facebook o Twitter para estar en contacto. Vaya, ni siquiera una dirección de email o un número de móvil. Y eso es reflejo de una cosa: la tecnología no cambia lo que hacemos, sino como lo hacemos. Facebook no ha creado la necesidad de comunicarse y socializar. Nadie la ha creado, siempre ha existido. Responde a la motivación que Maslow describió sobre desarrollar nuestra faceta social. Lo que ha cambiado es COMO nos comunicamos. La tecnología nos permite satisfacer las mismas necesidades de siempre de otra manera radicalmente diferente ¿Qué permite Facebook? Estar conectado con nuestro círculo social de forma constante, inmediata, audiovisual, en cualquier lugar, desde cualquier dispositivo. En una palabra: gracias a Facebook socializamos MEJOR. Facebook es más eficiente en satisfacer nuestra necesidad de socializar que el viejo método de ir a tomar un café con todos y cada uno de nuestros conocidos.

Y es ahora cuando podemos contestar a la pregunta: ¿por qué una panadería necesita una página web? La respuesta es: para hacer lo de siempre, pero de otra forma. Y esa forma ha de ser MEJOR para el negocio: más barata, más eficiente, más exitosa, más efectiva ¿qué necesita una panadería para vender más pan? Que sepan que existe, que la conozcan y que la elijan antes que sus competidoras del barrio. Y la pregunta es: ¿conseguirá una web alguna de esas cosas mejor que “lo de toda la vida”? Lo de toda la vida es abrir la puerta de la panadería cuando cuecen el pan y dejar que el aroma de pan recién hecho inunde la calle. No estoy seguro de que, en este caso particular, una web sea más efectiva que “lo de siempre”. Además, los clientes de esa panadería son naturalmente vecinos, cercanos geográficamente. Nadie que viva a 300 kilómetros irá a comprar a la panadería aunque la conozca, a no ser que esté de paso por el barrio. Y la cuestión es si vale la pena invertir el dinero en publicar la web para el negocio que generaran esos clientes puntuales que viven a cientos de kilómetros.

Otro ejemplo: una compañía que cada año dedica miles de euros a diseñar, imprimir y enviar por correo postal su completo catálogo de productos a sus clientes habituales y a nuevos clientes potenciales. ¿Y si ahorrase el coste de impresión y envío postal gracias a publicarlo en su web y permitir que cualquiera se lo descargase y lo imprimiese? Eso permitiría destinar parte de esos miles de euros a otras partidas de gasto, ser más eficiente. ¿Cómo tomar la decisión? Fácilmente, comparando el coste y la efectividad de trabajar con el catálogo en papel o con el catálogo virtual. Incluso podría darse el caso de que la mejor decisión fuera combinar ambos, para aumentar significativamente la difusión de nuestro catálogo a muchos más clientes potenciales. Es ahí donde podemos aplicar el principio básico: la tecnología no cambia lo que hacemos, sino como lo hacemos. Y solo vale la pena cambiarlo, si claramente es mejor que antes. Repito que en la empresa mejor es sinónimo de más barato y más efectivo.

Frecuentemente, en mis clases en escuelas de negocios y en los planes de negocios que alumnos y amigos me presentan para darles mi opinión, echo en falta la aplicación de ese principio básico. Da igual el negocio que quieran montar, plantean páginas web, cuentas de Twitter y Facebook…y yo no entiendo cómo ese gasto y ese trabajo añadido aumentan las ventas. Porque atender correctamente una cuenta de Facebook, Twitter o una web es un trabajo enorme. Y, en ocasiones, un coste significativo en el negocio. Y no estoy seguro que la imagen de marca conseguida por tener un perfil en Facebook se convierta necesariamente en dinero. Toda inversión que no se transforme en dinero (ingresos) es superflua. Al fin y al cabo, cuando vamos al banco a pagar las nóminas de los empleados, solo las podemos pagar en euros y no en reconocimiento de marca.

Hasta aquí mi reflexión sobre este tema. En este asunto creo que hay mucho ruido y pocas nueces. En otras palabras, mucha publicidad para gastar dinero en internet, mientras las razones para justificar aplicar nuevas tecnologías a negocios tradicionales están mal o poco explicadas. Y eso provoca que los que toman las decisiones de inversión no estén convencidos y no entiendan cómo recuperar la inversión. Si no entendemos cómo invertir un dinero, no lo hacemos. Y para convencerles, necesitamos profesionales que conozcan esas nuevas tecnologías. Pero no solamente eso: sobre todo que sepan cómo aplicarlas a negocios ya establecidos para conseguir mejorar y aumentar sus ventas. Hablo de la migración de un negocio tradicional que hace las cosas “como siempre” a hacerlas “mejor” gracias a la tecnología. Como siempre, el factor humano es la clave para todo cambio en un negocio, y la digitalización de un negocio es fruto del talento de las personas que lo hacen posible.

Un fuerte abrazo

Artículos relacionados

6 Comentarios

Como todo va evolucionando llegara el día que sea de importancia.
Gracias por el articulo.

Hola que tal Carlos!

Fíjate que me llama mucho la atención la parte en que mencionas “hacer lo de siempre” en la panaderia. Osea lo de abrir y dejar que el aropa a pan caliente se expanda por el barrio. Un negocio como ese bien podría aprovechar la tecnología de la siguiente forma para producir lo mismo. Es más: para producir expectativa.

Hoy por hoy existen herramientas para crear aplicaciones móviles de forma muy barata, incluso por un par de cientos de euros o dólares. Si esta panaderia crea su sitio web movil o su app, puede hacer que sus clientes potenciales descarguen su app a su smartphone. Un dia o una noche antes de sacar a la venta un pan nuevo o algun producto nuevo (pan o pastel orneado), podria enviar un mensaje automático a través de su aplicación movil para notificar y mantener conectada a su audiencia o clientela, crearles expectativa y comunicarles las novedades relacionadas con la pananeria.

Esto es solamente un ejemplo de las muchas formas de comunicación que puede adoptar hoy, siendo innovadora y efectiva a bajo costo.

Me gustó la reflexión del artículo.

Saludos,

JULIO CÉSAR PALACIO.
Emprendimiento, Marketing
y Negocios por Internet.

Jorge

Justamente hace unos días me hacía esta misma pregunta, y no encontré muchas razones del porqué una panadería necesita presencia web. De todas formas han existido un par de oportunidades en que he buscado información para contratar la fabricación de ciertos dulces para eventos… y no encontré nada, por lo que pienso que es buena idea que una panadería tenga una web para dar a conocer sus productos y servicios especiales.
Saludos,
Jorge

Jordi Alonso

Una web para una panadería desde mi punto de vista seria útil si dispone de algún producto exclusivo que la competencia no tiene.
O bien si es una panadería con capacidad para producir mucho y abastecer a otras panaderías entonces si que podría plantear una plataforma para recibir pedidos y demás.

Saludos

esviertual

Además, desde una página web puede gestionar encargos de última hora (p.ej/ restaurantes cercanos, cafeterías) y poder calcular la producción necesaria. También puede darse a conocer a vecinos cercanos que aun no conocen la panadería o a aquel despistado que va a comer a casa de unos amigos que viven por la zona y que a última hora se acuerda de que debía llevar unas pastas (Esto lo digo por propia experiencia).

Y si por la noche me permite reservar el pan de maíz,que siempre se agota, para cuando salga del trabajo.
un web es fundamental para todo negocio. solo hay que buscar la forma de rentabilizarla.

Envía un comentario

*