Programa Laude de Banc Sabadell e IL3-UB: de la formación al empoderamiento

22 mayo 2019

Laude es un proyecto que en sí resume el concepto de innovación en talento que se ha consolidado gracias a la firme apuesta que Banc Sabadell ha hecho por sus profesionales, compañía que lidera el sector financiero, de la mano del Instituto de Formación Continua de la Universidad de Barcelona, IL3-UB.

Porque Laude es mucho más que una un programa de formación, es una apuesta angular de desarrollo para las personas que conforman el banco, y al mismo tiempo, un eje clave de toda la estrategia de crecimiento de la entidad. Un programa ambicioso, tan ambicioso como son los objetivos de Banc Sabadell.

Desde los orígenes como itinerarios comerciales, hasta el hub de innovación que es hoy

El programa Laude se creó en 2010 con el objetivo de acompañar el desarrollo profesional de los empleados, acreditar la formación interna de Banc Sabadell y reconocer el esfuerzo de los empleados que quieren seguir formándose. Su nacimiento, coincidió con dos desafíos claves para la entidad: el incierto escenario económico exigía un fortalecimiento de la estrategia empresarial para asegurar la continuidad del crecimiento, y además, el rápido crecimiento del grupo –a partir de las diversas fusiones impulsadas desde los organismos reguladores del sector– ponía en riesgo la cohesión de su cultura corporativa y, con ello, su sólida posición en el mercado.

Así, en sus primeras 14 ediciones, Laude se diseñó bajo la óptica de la estrategia corporativa trienal de Banc Sabadell. Se propusieron diversos itinerarios, diseñados específicamente para la red comercial con titulación final otorgada por la Universidad de Barcelona. Los objetivos de la propuesta eran tres: descubrir las herramientas que permitiría a los profesionales responder al cambio de modelo comercial y a los cambios reguladores del sector, asegurar la transferencia de conocimientos al puesto de trabajo y, por último, facilitar la evolución de los profesionales a los avances tecnológicos en marcha en el mercado.

A partir de 2017, se decide ampliar el alcance del proyecto para hacer realidad un nuevo modelo de formación en el que el empleado es el responsable de su propio desarrollo. Asimismo, si hasta esa fecha quienes participaban eran profesionales de la red comercial de la entidad, el éxito de la propuesta hizo que en la edición de 2018-2019 se abriese por primera vez el programa a los empleados del centro corporativo.

Hoy la fórmula de Laude es inequívoca: invita a los empleados a impulsar procesos de innovación y explorar iniciativas que generen valor y resultados tangibles para la organización.

Seis áreas de desarrollo para un proyecto con posibilidades reales de aplicación

Laude propone hoy a los profesionales de Banc Sabadell desarrollar su creatividad y talento hacia seis ámbitos estratégicos para la entidad: simplificación de los procesos, buscar ineficiencias en los procesos actuales y generar propuestas de mejoras aplicables; experiencia del cliente, centrarse en las necesidades del cliente para ofrecer experiencias positivas y diferenciales; crecimiento comercial, generar propuestas creativas para mejorar cualquier variable de la sistemática comercial, proceso de venta o del modelo de relación con el cliente; personas y clima, identificar las necesidades del empleado para solucionar problemas y retos que mejoren su experiencia; marca BS, soluciones innovadoras para proyectar la identidad corporativa BS como estrategia de diferenciación y cumplir con la promesa de marca, y por último,  transformación digital, propuestas creativas a través de la digitalización para generar nuevos modelos de negocio, productos o servicios, creación de nuevas formas de comercialización digital con los clientes o mejora de la eficiencia de cualquier actividad del banco.

Para abordar estos ámbitos de desarrollo de talento con una base creativa, la metodología de formación utilizada necesariamente debía ser innovadora. Desde IL3-UB se propuso a Banc Sabadell trabajar a través de Design Thinking, una disciplina de innovación nacida en el ámbito del diseño, centrada en las personas, que plantea observar el entorno, detectar necesidades, definir los retos para diseñar y prototipar soluciones creativas.

Así, a partir de esta propuesta metodológica, el proyecto se estructura en 4 fases: descubrir, es decir, comprender al entorno y al usuario para detectar las necesidades de este; definir, identificar la problemática y los retos consiguiendo definir la oportunidad de mejora; diseñar, generar ideas, explorar soluciones y justificar la propuesta, y para acabar, entregar, prototipar la solución mediante un plan de proyecto.

Para desarrollar este proyecto, el profesional cuenta con la ayuda de un mentor, un formador interno de Banc Sabadell y un tutor de IL3-UB, especialista en el área del proyecto, quienes a su vez evalúan los proyectos.

El proceso de innovación se cierra cuando cada participante realiza un vídeo presentando su proyecto a modo de elevator pitch. Estas piezas son visualizadas por las Direcciones Territoriales con el objetivo que puedan conocer todos los proyectos que se han generado en el marco del programa Laude y puedan evaluar su viabilidad.

Resultados de Laude

En esta nueva fase de Laude, se han impulsado 187 proyectos de innovación, de los cuales 61 son de transformación digital, 34 de experiencia de cliente, 15 de crecimiento de negocio, 55 de personas y clima, 10 de simplificación de procesos y 12 de posicionamiento de marca.

La dedicación entregada por los profesionales a sus proyectos se refleja en la nota media de las iniciativas presentadas, un 7’9, habiendo recibido 13 de ellas la distinción cum laude.

Con un grado de satisfacción de los participantes de 5 sobre 6, la mayor parte de los participantes afirman que “todo empleado a lo largo de su vida laboral debería realizar el Proyecto Laude” siendo esta “una iniciativa 100% recomendable”.

Desde Banc Sabadell afirman que, además de empoderar a los empleados, el aporte de Laude es crucial para alcanzar los objetivos estratégicos de la entidad. Los profesionales participantes del proyecto así lo creen: “permite conocer el banco desde perspectivas diferentes, y además, ampliar nuestra mirada tomando consciencia que nos encontramos en un mercado global en constante cambio”.

Las propuestas generadas en el programa están siempre a disposición de la entidad para ser aplicadas, y sus profesionales, verdaderos impulsores de las mejoras, se sienten parte importante de la evolución de su empresa.

 

Artículos relacionados

Envía un comentario

*