Meritxell Obiols, Fernando Fernández, Pepe Rodríguez. Expertos y docentes en los programas de IL3..

Ideas para una Navidad más feliz

21 diciembre 2012

¿Cómo disfrutar de los dias de las fiestas navideñas? Hemos encontrado estos consejos escritos por diferentes expertos involucrados en nuestros programas, esperamos que os sirvan para tener una Navidad feliz y tranquila, y que los conceptos de “paz”, “amor” o “alegría” no se queden solo en palabras vacías repetidas por los villancicos…

Meritxell Obiols
Directora del Máster en Inteligencia Emocional y Coaching en el Entorno Laboral. Directora de CoachingBCN, especialista en coaching, inteligencia emocional y liderazgo en el ámbito profesional y de las organizaciones.
Fragmento de la entrevista publicada en el Periódico (24.12.2008)

En las comidas de Navidad, sé asertivo

¿Qué podemos hacer cuando intuimos que una comida de Navidad será conflictiva?
A padres y madres, yo les recomiendo que se hagan tres preguntas: en primer lugar, cómo les gustaría que sus hijos recordaran las Navidades vividas en familia.

Muy bien. ¿La segunda?
Qué recuerdo les gustaría que sus hijos conservaran de ellos en relación con estas fiestas.

¿Y la tercera?
Cómo contribuirán esta Navidad a hacer posible que esta visión se haga realidad.

¿Aprendiendo de los errores del pasado?
Es bueno aprovechar los aprendizajes de Navidades anteriores y saber en qué temas podemos profundizar y cuáles conviene desviar porque son susceptibles de controversia.

¿Se trata de ser hipócritas?
Se trata de hablar de los temas que generan más conexión entre los comensales y no entrar en polémica.

¿Por qué no entrar en polémica?
Porque alguien se enfadará y quizá pierda los papeles. Y la Navidad, a mi entender, no es época para discutir en la mesa; ya habrá otros momentos. En las comidas de Navidad, habla en positivo de los temas que te hagan sentir bien y sé asertivo.

¿Cómo es una persona asertiva?
La persona asertiva es capaz, incluso, de enfadarse amorosamente. La asertividad nos permite expresarnos de una forma directa, honesta y respetuosa. Se trata de demostrar que nos respetamos a nosotros mismos y a los demás. Yo tengo derecho a ser respetado y tengo el deber de respetar a los demás.

¿Son artificiales los buenos sentimientos navideños?
Quizá sí, pero bienvenidos sean. Gracias a la Navidad nos reunimos, nos sentamos en la misma mesa, y charlamos con tiempo y de forma distendida.

¿Si damos amabilidad, recibiremos amabilidad?
Suele suceder. En general, aquello que das desde la honestidad, te regresa de vuelta.

Fernando Fernández Sánchez
Director del Postgrado en Dirección de Protocolo y Relaciones Institucionales.
Profesional y Experto en Protocolo de reconocido prestigio. Diplomado en Estudios Superiores de Protocolo, Ceremonial del Estado e Internacional por la Escuela Diplomática.
Fragmento del artículo publicado en ZoomNews

El regalo ‘versus’ Navidad

El regalo es una muestra de cariño o de felicitación. Pero regalar a veces, no es fácil y más si no conoces bien a la persona que vas a obsequiar.

Dicen que los pequeños regalos son los que mantienen las grandes amistades. Estoy de acuerdo, creo que tiene mucho más mérito lograr acertar con un detalle que con un magnífico y costoso regalo. Esto significa que te has interesado de verdad en conocer los gustos y aficiones de la otra persona. (…)

¿Por qué debemos relacionar el regalo con dinero? Podemos regalar algo sencillo hecho por nosotros o enviar una bonita y original tarjeta navideña con palabras que animen y nos acerquen más aunque la distancia sea grande. Lo importante en Navidad es no sentirte olvidado o solo. Sea lo que regales, por muy poco valor que tenga, si logras que la otra persona se sienta querida y acompañada habrás logrado hacer el mayor regalo que se pueda ofrecer.

Acabo ya éste artículo con una historia que casi parece sacada de un cuento navideño pero que es real. La semana próxima tengo un cumpleaños en la casa de un matrimonio amigo, Rafa y Virginia, que es la cumpleañera, en el correo que nos envió a todos ponía que quedaba totalmente prohibido llevarle ningún tipo de regalo que lo único que quería es que el dinero que pensábamos gastarnos lo metiésemos en un sobre blanco sin ningún tipo de dato porque lo recaudado iría donado a una institución benéfica. A mí me pareció generoso y solidario. Es el regalo que nunca olvidaré.

Pepe Rodriguez
Docente en el Máster en Comunicación Empresarial. Periodista, psicólogo y escritor, autor del libro Mitos y ritos de la Navidad.
Texto extraído de la web https://www.pepe-rodriguez.com/

Descubre el origen de las tradiciones y la simbología de las fiestas.

La fecha actual en la que celebramos el nacimiento de Jesús fue fijada por el papa Liberio en el siglo III. 24 de diciembre fue el día en que los romanos celebraban el nacimiento del Sol Invencible. La leyenda de la estrella de Belén, según propuso Kepler ya en 1606, pudo basarse en el efecto de la rara triple conjunción de la Tierra con los planetas Júpiter y Saturno, estando el Sol pasando por Piscis, que se dio en el año 7 a.C.

En cuanto a la tradición de los Reyes, no fue hasta el siglo III que se afirmó definitivamente que fueron tres (y no dos seis o sesenta, como se especulaba). También se cambió el nombre de reyes Magos a Reyes de Oriente para evitar la mala fama que tenían los magos persas. Baltasar fue blanco hasta el siglo XVI, época a partir de la cual se le representó como de raza negra por necesidades estratégicas de la Iglesia.

El árbol de Navidad se originó en la tradición ancestral del culto a los espíritus de la Naturaleza; simboliza la fecundidad y la inmortalidad y fue cristianizado en la Germania de mediados del siglo VIII. Tras la Guerra de los Treinta Años (1618-1648) la tradición del árbol fue reintroducida por los suecos en Alemania. En la primera mitad del siglo XIX el árbol penetró en Austria, Gran Bretaña y Francia. A partir del primer cuarto del siglo XX comenzó a llegar a España.

Los adornos tradicionales tienen su significado simbológico. Las velas ayudan a purificar, iluminar y fecundar ilusiones y esperanzas. Las piñas, símbolo de inmortalidad, representan un canto a la esperanza en el futuro. Las estrellas representan un emblema protector contra el mal y sirven para atraer la felicidad doméstica. Las campanas tienen una función purificadora y protectora y expresan el júbilo navideño. Las manzanas representan un elemento mágico dotado de capacidad propiciatoria para lograr la abundancia de todo lo indispensable.

¡Con todo el afecto y los mejores deseos
para el próximo año!

Artículos relacionados

1 Comentario

mario lopez

Lo del arbol de navidad no lo sabía, pensé que su introducción en España fue muy posterior, ha sido un articulo interesante

Envía un comentario

*