Salvador Puntes (Director del Máster) y Martha A. Hernández (Coordinadora pedagógica). Máster en Gestión y Resolución de Conflictos: Mediación El Máster en Gestión y Resolución de Conflictos: Mediación, de la UB, es el único que ofrece la formación teórico-práctica y capacitación necesarias para el desarrollo y la práctica profesional en los procesos de gestión y resolución de conflictos, específicamente en la mediación. Conjuga la formación en el aula y las prácticas obligatorias en centros y proyectos de mediación con la promoción de una cultura de convivencia.

Buenas prácticas en formación de mediadores

31 octubre 2012

Todos hemos oído hablar muchas veces de “buenas prácticas” pero son pocos los ejemplos que se ponen a nuestro alcance. La UNESCO, en el marco de su programa MOST (Management of Social Tranformations), ha especificado cuáles son los atributos de las “buenas prácticas”. Éstas han de ser:

  • Innovadoras: desarrollan soluciones nuevas o creativas
  • Efectivas: demuestran un impacto positivo y tangible sobre la mejora
  • Sostenibles: por sus exigencias sociales, económicas y medioambientales pueden mantenerse en el tiempo y producir efectos duraderos
  • Replicables: sirven como modelo para desarrollar políticas, iniciativas y actuaciones en otros lugares

Durante los meses de junio y julio de este año se llevó a cabo, en México, en colaboración entre IL3-Universitat de Barcelona y el Infonavit un programa de formación para mediadores privados en el ámbito mercantil y, específicamente en conflictos de impago hipotecario. ¿Puede este programa de formación ser considerado un ejemplo de “buena práctica? Analicémoslo en relación a los atributos que especifica la UNESCO.

Innovador
El programa de formación sirvió para dar, a través de un gran número de nuevos profesionales, una solución creativa y novedosa a un problema universal cuya solución está enquistada. La recuperación de los créditos impagados, tradicionalmente llevada a cabo por despachos jurídicos y por los tribunales, se plantea como un problema para las instituciones de crédito y para los deudores. La solución jurídica, además de costosa económica y socialmente, no deja satisfechas a ninguna de las partes implicadas: perder la vivienda y no recuperar el crédito (aunque se recupere el inmueble). Formar mediadores implica un cambio radical en  la gestión del conflicto: las soluciones deben ser aportadas por las partes implicadas y satisfactorias para ellas.

Efectivo
Dos resultados y un impacto. El primer resultado la capacitación de doscientos mediadores en toda la República Mexicana. El segundo, con los datos actuales se puede afirmar que se cumplirá el objetivo fijado: veinte mil mediaciones al finalizar el año. El porcentaje de cumplimiento de los acuerdos de mediación es de 98%. El impacto, cerca de veinte mil familias mantendrán el hogar familiar (con la anulación de los efectos psico-sociales y sanitarios que tiene para una familia la pérdida del hogar) y la institución activa el mismo número de créditos que antes de la mediación constaban como impagados.  

Sostenible
Los mediadores garantizan durante la mediación que las personas puedan definir soluciones asequibles y duraderas. Basan su trabajo en el respeto, el trato digno y la autonomía de las personas en un marco de libertad e igualdad. Los beneficios de este marco ético y, la eficacia y eficiencia de la mediación para resolver este tipo de conflictos convierten esta formación en una intervención mínima con respecto a los cambios que puede producir.

Replicable
La formación desarrollada en México tiene todos los elementos para servir de modelo para el mismo conflicto en otros países. El conflicto hipotecario se ha generalizado así como la respuesta judicial al mismo. Los resultados judiciales conllevan siempre los mismos efectos sobre las personas, las familias y las instituciones financieras. Desarrollar un programa de formación de mediadores privados mercantiles solo exige una decisión política (nacional o institucional), un programa de formación basado en competencias y, profesionales de ámbitos jurídico-sociales que quieran aprender a gestionar los conflictos no a través de soluciones impuestas sino desde la libertad de las personas e instituciones para decidir aquello con lo que podrán vivir.

1 Comentario

Coopetraban

Definitivamente es una buena práctica no solo por el hecho de permitir que haya una solución en un conflicto que es cada vez más popular en el mundo sino porque además esta dignificando un poco una situación que a veces no puede ser controlada en su totalidad por ambas partes. Espero que los resultados de este experimento se puedan aplicar pronto en Colombia.

Envía un comentario

*