Jordi Salas Salvadó. Director y docente en el Postgrado en Tratamiento Dietético del Sobrepeso y la Obesidad

Doctor en Medicina y Cirugía. Jefe Clínico de la Unidad de Nutrición Clínica y Dietética del Hospital Universitari de Sant Joan de Reus. Catedrático de Nutrición y Bromatología de la Universitat Rovira i Virgili (URV). Director de la Unidad de investigación en Nutrición Humana de la Facultad de Medicina de Reus. Director del grupo NURETA del CIBER Obesidad y Nutrición. Instituto Carlos III.

Una alimentación saludable es aquella que se adapta a las necesidades de la persona

2 abril 2013

En mayo empieza la cuarta edición del Postgrado en Tratamiento Dietético del Sobrepeso y la Obesidad dirigido a dietistas-nutricionistas. Compartimos el Fragmento de la entrevista con Jordi Salas Salvadó, director y docente en el programa, realizada por María Manera y publicada en consumer.es  (octubre del 2011).

El ámbito que goza de su conocimiento es la obesidad, como demuestra el “Consenso para la evaluación del sobrepeso y la obesidad y el establecimiento de criterios de intervención terapéutica”, que firmó en 2007 como representante de la SEEDO (Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad). Otro ejemplo es el documento que ha coordinado como presidente de la FESNAD, “Consenso FESNAD-SEEDO: Recomendaciones nutricionales basadas en la evidencia para la prevención y el tratamiento del sobrepeso y la obesidad en adultos”. ¿Puede resumir estas recomendaciones?

Es imposible resumir un documento tan amplio y completo, con más de 180 páginas y más de 80 evidencias y sus respectivas recomendaciones. Casi la mitad de las evidencias hacen referencia a la prevención de la obesidad a través de la dieta y la otra mitad, a su tratamiento dietético. Intentamos responder a preguntas para ayudar al profesional de la salud o a las administraciones a tomar decisiones en cuanto a tratamiento o prevención de este gran problema de salud pública. Cuántas veces nos hemos preguntado, ¿qué es mejor, comer la misma cantidad de calorías en dos tomas o cinco? ¿beber agua ayuda a perder peso mientras se sigue una dieta hipocalórica? ¿las dietas hiperproteicas ayudan a perder más peso en comparación con las normoproteicas? ¿la dieta mediterránea es útil para la prevención de la obesidad? Este documento consensuado por once sociedades científicas intenta responder a estas y muchas más preguntas, así como establecer recomendaciones basadas en grados de evidencia científica.

Respecto al tratamiento, ¿cuál es el protocolo dietético recomendado en la actualidad?

La dieta para el tratamiento de la obesidad está muy consensuada. Solo hace falta reducir en 500 o 600 Kilocalorías la dieta habitual. Ello se consigue con la reducción del consumo de alcohol o bebidas alcohólicas (si es el caso), disminuir el consumo de alimentos ricos en grasas trans o saturadas (carne, procesados de la carne, leche entera, quesos y otros productos de origen animal) y reducir las fuentes de azúcares añadidos. No está demostrado que las dietas hiperproteicas o desequilibradas en hidratos de carbono, que por cierto son muy populares, sean más eficaces en la reducción del peso corporal a largo plazo que las dietas equilibradas que acabo de exponer. De estas dietas desequilibradas, en muchas ocasiones, no se conoce su peligrosidad ni los efectos secundarios que causan. Por desgracia, miles de personas en nuestro país buscan perder peso con dietas que llamamos milagro y que, en el mejor de los casos, no son efectivas, pero que en ciertas ocasiones pueden comprometer la salud, e incluso, la vida del individuo.

¿Cómo cree que debe abordarse la problemática de la obesidad por parte de los profesionales que atienden al paciente?

La obesidad es una enfermedad crónica, de origen multifactorial y que afecta a todos los órganos y aparatos del organismo. Debe tratarla un médico, en colaboración estrecha con otros profesionales. Así es como nos lo planteamos en nuestra Unidad de Obesidad del Hospital Universitario de Sant Joan de Reus. El Dietista-Nutricionista juega un papel primordial en el manejo de estos pacientes y sus complicaciones para controlar su alimentación en todo momento, realizar sesiones grupales de concienciación y educación e intentar con métodos propios cambios en el estilo de vida a largo plazo. Algunos enfermos requieren soporte psicológico o tratamiento psiquiátrico; otros, al ser diabéticos, necesitan control por los educadores de diabetes. A menudo, cirujanos, anestesistas y otras especialidades médicas se implican en el tratamiento, dado que algunos pacientes con obesidad importante son candidatos a entrar en un programa especializado de cirugía bariátrica. El abordaje de la obesidad debe ser, sin duda, multi e interdisciplinar.

Este objetivo idóneo y teórico, ¿es factible en la práctica diaria en la consulta del hospital o de atención primaria?

Sí. En nuestro hospital es así y funciona muy bien desde hace años. También tenemos protocolos de derivación de enfermos entre atención primaria y nuestro hospital. Incluso, algo raro en otras zonas de España, en los centros de asistencia primaria asociados a nuestro hospital, está reconocida la figura del dietista-nutricionista, que es útil sobre todo en el manejo del paciente con obesidad y comorbilidades asociadas a esta enfermedad (diabetes, hipertensión, hipercolesterolemia…).

El tratamiento es imprescindible. Pero la mayoría de expertos coinciden en que la prevención es el elemento clave. Por ello, hay múltiples programas de prevención, sobre todo, destinados al público infantil. ¿Cree que serán capaces de revertir la actual tendencia alarmante de obesidad infantil?

Estoy muy de acuerdo en que, en el caso de la obesidad, es importante dedicar recursos a la prevención. Es verdad que hay múltiples programas de prevención destinados al público infantil, pero desde mi punto de vista, estos no están del todo coordinados y, además, son insuficientes. Esto me hace pensar que el problema de la obesidad continuará en aumento en los próximos años. Para afrontarlo, este se debería abordar desde todos los ámbitos. Todos podemos jugar un papel importante, siempre que tomemos conciencia del problema y su posible reversión, tanto la familia, como la escuela, centros de ocio, ayuntamientos, sanitarios, administraciones o industria alimentaria, entre otros.

Acceder a la entrevista.

Artículos relacionados

12 Comentarios

David Andrews

Todo realmente depende de los habitos de las personas o costumbres como le dicen en otros paises, si tu comienzas a tener habitos totalmente saludables, pues eso sera reflejado en tu cuerpo y salud luego

Clarísimo queda en el titulo, es frase para enmarcar. Dieta adaptada a las necesidades de la persona. Y es que no todos consumimos lo mismo. El balance energético entre lo que ingerimos y consumimos es lo que marca que llevemos una dieta saludable.

¡Buen artículo!

Una dieta equilibrada es tan o mas importante que el ejercicio, igualmente los dos van de la mano cuando el objetivo es conseguir un estilo de vida saludable. Es muy importante que ademas de hacer una dieta saludable la gente no se salte comidas y descanse como corresponde.

Saludos

La prevencion de la obescidad debe hacerse mediante un proceso de educacion y mucha informacion a la gente.
La mayoria de nosotros no sabemos alimentarnos de una manera correcta. (Por ej. la alimentacion durante las estaciones puede ser diferente)
EL control de la obesidad en los niños, pues esta toda la responsabilidad de los padres.

Yo creo que la obesidad en los niños y los adultos no solo depende de la dieta que lleven sino también de la actividad física.
La mayoría de las actividades de los niños son sedentarios al igual que el trabajo de los adultos. Había escuchado que la silla es el asesino silencioso con el que nos sentimos muy cómodos.
La actividad física puede contribuir a evitar la obesidad, no solo son dietas.

Educar a los niños pero sobre todo a los padres ya que ellos son quienes tendrán mas influencia en sus hijos. Debemos volver a lo mas natural y poco a poco dejar los alimentos industriales que ademas muchos de ellos tienen aditivos peligrosos como la tartrazina que es un colorante prohibido en varios países. Por favor cuidemos a nuestros niños!

Totalmente de acurdo cuando se refiere a la prevención de la obesidad, sobre todo en los niños. Creo que uno de los principales problemas en la perdida de peso es que la gente es capaz de probar casi cualquier dieta (y hay muchísimas) y a veces esto puede poner en riesgo su salud. Creo que lo mejor es consultar a un buen profesional.
Saludos

Me confunde cuando dicen que se necesita sólo disminuir 500 a 600 calorías de la dieta habitual para bajar de peso. En mi opinión, si estoy consumiendo un exceso de calorías mayor a 600, ésta disminución en el consumo sólo bajará la tasa a la que estoy subiendo de peso y no necesariamente bajaré de peso. Agradeceré me aclaren este punto.

    IL3

    Jorge, seguramente podrás encontrar la respuesta a tus dudas en las publicaciones de Jordi Salas o, porqué no, intentando contactar directamente con él a través de las redes sociales. Gracias por leernos.

ester

Ciertamente, la gente en su desesperación por querer perder peso, recurren a lo que usted expresa, las llamadas dietas milagro, que en lugar de darle resultados, muchas veces solo les trae complicaciones de salud.

hay que ser muy responsable y consciente de que para bajar de peso se necesita un plan de alimentación equilibrado y ajustado a nuestras caracteristicas físicas particulares.

Ciertamente el ejercicio es imprescindible, pero creo que lo principal para evitar la obesidad y sus complicaciones como la hipertención y diabetes es una dieta saludable, y esta empieza por los hábitos adquiridos en el hogar.

Saludos.

Se habla de que es suficiente con reducir en aprox. 500 la ingesta diaria de calorías. Dependerá de la persona supongo. Edad, peso total, morfología, etc. Sin embargo no se menciona nada del ejercicio físico. ¿Bastaría con quemar todos los días 500 calorías adicionales mediante la realización de ejercicio físico o el problema de la obesidad radica en los hábitos y/o conductas alimentarias?

¡Un saludo!

Envía un comentario

*