Esther Subias. Docente en el Postgrado en Diseño y Edición de Acciones Formativas On-Line

Artículo escrito en colaboración con Anna Forés, directora del programa, y Teresa Hernández Morlans, docente en el Postgrado

Esher Subias es licenciada en Ciencias de la Información, Máster Oficial Educación y TIC (e-learning). Mediadora familiar. Consultora de los Departamentos de Educación, Empresa y Ocupación, y Bienestar y Familia, de la Generalitat de Catalunya.

¿Cómo enfocar el Diseño y Edición de Acciones Formativas On-Line?

24 octubre 2013

Aprender en entornos de aprendizaje múltiples y multiformes es ahora una realidad. El mundo del aprendizaje es, desde hace algunos años, totalmente diferente. La irrupción y, sobre todo, la socialización de las tecnologías, nos ha situado en un paradigma pedagógico sin precedentes.

Ahora, durante 24 horas al día, 7 días a la  semana, las personas estamos expuestas a nuevos contenidos, conocimientos y competencias, a diferentes maneras de avanzar en nuestra adquisición de conocimientos. Las paredes de las aulas han caído. El rol del docente magistral ha quedado caduco. Los contenidos están en constante evolución y siempre en la red.

Hoy en día, uno aprende en cualquier contexto, de la mano de cualquier persona, a través de la ejecución de cualquier tarea y, casi siempre, en relación o interacción con otros. Y, además, aprender es algo que se hace a lo largo de la vida.

¿Cómo enfocar el Diseño y Edición de Acciones Formativas On-Line?

Ante esta pregunta la respuesta es sencilla: como un reto, propio de este siglo XXI. Nos adaptamos a las necesidades cambiantes e incorporamos las emergentes herramientas en línea de comunicación y de construcción colaborativa de conocimiento. Un desafío que debe buscar nuevas formas de plantear y dinamizar los procesos de enseñanza-aprendizaje, incorporando elementos como el conocimiento líquido, el aprendizaje aplicado, la flexibilidad de las paredes del aula, la multiplicidad de plataformas y herramientas existentes, las nuevas formas de interaccionar, el cambio de paradigma pedagógico, y el Entorno Personal de Aprendizaje. Todos estos elementos generan, puestos en conjunto y en armonía, una nueva manera de enseñar y aprender.

Veamos algunos de estos elementos que resultan significativos en el Postgrado de Diseño y Edición de Acciones Formativas On-Line.

El conocimiento líquido

Tradicionalmente el rol del profesor estaba muy vinculado a las clases magistrales y el saber era algo cristalizado, que tan solo se cuestionaba (o ponía en crisis) en determinados ámbitos científicos. Hoy, esto es bien diferente. El conocimiento -aunque no todo, sí en su gran mayoría- está a disposición de todas las personas en la red de Internet y a diario se producen miles de interacciones que lo cuestionan, lo transforman, lo matizan… Las personas podemos interactuar con este conocimiento durante 24 horas al día y 7 días a la semana, si así lo deseamos. Podemos investigar, interrogar, e incluso dar respuesta ante los interrogantes que otros formulen, incluso a nivel global (mundial).

Estos hechos han provocado una nueva forma de enseñar: el o la docente, lejos de ser el único referente magistral, ha pasado a ser un experto que acompaña al alumno para que encuentre y pueda comprender la información (y adquirir las competencias -capacidades, conocimientos y destrezas- necesarias de acuerdo con el objetivo del aprendizaje) y trabajar con ella.

El alumno, por su parte, deberá estar en continuo proceso de formación, a lo largo de toda su vida (lifelong learning), para poder mantener su competencia profesional. Aprender a aprender, por lo tanto, también resulta clave en estos nuevos procesos. Y, por supuesto, es uno de las competencias más apreciadas en el postgrado.

A lo largo del Posgrado, y en desarrollo de determinadas actividades especialmente escogidas, ponemos en práctica metodologías que comportan algunas de estas nuevas maneras aprender (e incluso, desaprender). Una de ellas, probablemente de las más innovadoras, es la de la Flipped Classroom (la Clase al Revés). En esta propuesta, los alumnos tienen, en una primera instancia, acceso a la cantidad justa de información (que puede estar dispuesta en diferentes formatos). Una vez que han procesado esta información, interactúan entre ellos para compartir su significado, asegurarse de que se resuelven las dudas; al mismo tiempo en el aula se ejecuta alguna tarea grupal que pone a prueba ese nuevo conocimiento adquirido. Finalmente, los alumnos tienen la oportunidad de interactuar con un experto, especialista (o docente) al cual exponen exclusivamente aquellas dudas o dificultades que no han sido capaces de resolver por sí mismos. En las dinámicas Flipped Classroom, son los alumnos quienes, protagonistas, dirigen y ejecutan la “clase”. Este tipo de orientación pedagógica resulta altamente motivadora y fomenta el rol activo del alumnado, que vive y protagoniza su aprendizaje.

El aprendizaje aplicado

El aprendizaje adulto siempre se ha caracterizado por la utilidad, aprender para poder llevar a la práctica, para perfeccionar o para mejorar profesionalmente. Las formaciones continuas deben, por tanto, enfocarse a saber orientar las teorías trabajadas a la realidad. De la complejidad de los constructos estudiados, al análisis de casos o realización de proyectos, donde se demuestra el aprendizaje haciendo.

Visitar experiencias prácticas, debatir con profesionales también resulta altamente satisfactorio para los estudiantes de una formación superior continua. Desde el primer día del postgrado, se forman equipos de trabajo que tendrán la responsabilidad de diseñar un proyecto formativo completo. Estos equipos son interdisciplinares y facilitan la interacción social entre los docentes y los estudiantes, por un lado, y la confrontación del aprendizaje con la realidad, por otro.

La flexibilidad de las paredes del aula

Hoy en día el aprendizaje se dá, mucho más allá de las aulas, de lo escrito curricularmente o en los programas de los diferentes módulos o contenidos de la formación continua. El aprendizaje se da también en espacios de aprendizaje compartido, de aprendizaje autónomo, y a través de diferentes canales o entornos de aprendizaje.

Las aulas del Posgrado están completamente abiertas a estas experiencias que derriban las paredes del aula. Se invita a los alumnos a interrelacionarse de forma diferente, y en otros contextos. La web 2.0 resulta de mucha utilidad al respecto y de ahí que, en algunas de las actividades de aprendizaje a realizar, se proponga descubrir y utilizar algunas de estas aplicaciones.

Multiplicidad de plataformas y herramientas

Si bien hasta hace muy poco, sólo disponíamos de algunas tecnologías de pago para la distribución en línea de materiales educativos y otros servicios de comunicación e interacción entre estudiantes y docentes, actualmente, Internet nos da acceso a nuevas soluciones más accesibles y flexibles,  a precios más asequibles (algunas incluso son gratuitas).

En este sentido, cabe destacar especialmente la utilidad de los webinars (o clases interactivas, que se apoyan en el uso de las tecnologías para fortalecer el modelo e-learning) o los procesos masivos de formación MOOC (Massive Open Online Course). Los primeros resultan instrumentos que facilitan el desarrollo del postgrado y los segundos son, junto con otro tipo de entornos de aprendizaje virtuales, analizados y estudiados.

Y ya no solo estamos viviendo un momento de oferta de diversidad de nuevas plataformas de e-learning. También Internet y el desarrollo de aplicaciones (de comunicación, trabajo colaborativo, edición o creación de documentos compartida, etc.), pone a nuestro alcance multitud de herramientas atractivas y útiles para dinamizar el trabajo de contenidos y la generación de aprendizajes en línea.

A lo largo del curso, trabajamos con varias herramientas de edición de contenidos web,  que sirven a muy diferentes propósitos. Las analizamos, las estudiamos y, lo que resulta más relevante, valoramos su idoeneidad o adecuación para ser integradas en el proyecto del curso que desarrollan los alumnos como producto final.

La construcción y/o mejora del  entorno de  aprendizaje personal (PLE Personal Learning Environment).

Porque desde cualquier acción educativa en el contexto actual (presencial o virtual) , se hace imprescindible acompañar a los estudiantes en la selección y optimización de sus fuentes de información especializadas (vinculadas con el área de expertise en la que se estan formando), así como de los canales profesionales de participación en la red.

La construcción del PLE de cada alumno se pone en marcha gracias a una de las actividades del Posgrado, pero sólo resultará eficaz si éste continúa dándole forma a lo largo de su trayectoria profesional. El PLE es un recopilatorio de recursos que iremos actualizando en la medida en que ampliemos, substituyamos o redefininamos nuestras fuentes de información, nuestros canales de comunicación  nuestras plataformas de difusión o publicación de contenidos propios.

Artículos relacionados

1 Comentario

Envía un comentario

*