Ana María Fernández.

Creadora del Modelo de transformación educativa VESS.

“El mundo virtual te obliga a ser concreto, específico, con relevancia”

18 enero 2021

Entrevista a Ana María Fernández, creadora del Modelo de transformación educativa VESS. Ana y su equipo son energía pura. A través de una innovadora propuesta, el modelo VESS, Edu1st ayuda a docentes de todo el mundo a descubrir su potencial y a impulsar un cambio más allá del aula. En el centro, un ambicioso objetivo: construir a través del aprendizaje el camino para una vida equilibrada, con sentido y sabiduría. Si antes VESS era una propuesta eminentemente presencial, hoy a través de un trabajo conjunto con IL3-UB consigue llegar de manera online a comunidades educativas de todo el mundo. Todo ello sin sacrificar su esencia y ganando una ventaja competitiva muy importante frente a su competencia.

  • ¿Cuál es la propuesta que hace VESS?

El Modelo VESS propone una transformación educativa, sin dolor, que respeta el proceso de cambio de todos los agentes involucrados. Es además, una transformación sustentable en el tiempo, no depende de una persona, ya que se trata de un cambio cultural en la que cada uno de los individuos alcanza una vida equilibrada con sentido y sabiduría. Entendemos que la educación no es algo exclusivamente académico, sino que se trata una aproximación al ser en toda su expresión.

  • ¿Qué aporta VESS a cada actor de la comunidad educativa?

Es un Modelo pensado para formar paradigmas. Su fundamento es la comprensión de cómo aprendo y me desarrollo como individuo para alcanzar los objetivos que tengo en la vida. Crea un espacio donde todos somos aprendices y nos relacionamos desde la comprensión y no desde el juicio. Con esta idea de base, VESS aporta al docente –centro de nuestro modelo–la posibilidad de profesionalizarse y actualizarse, y sobre todo, le da permiso para ser aprendiz. A los líderes les aporta una nueva mirada del propósito y el fin de la educación. Al padre de familia le muestra el potencial de educación de sus hijos y abre una nueva manera de relacionarse con ellos. Al estudiante le aporta un contexto de aprendizaje y lo forma en tres tipos de autonomías: la intelectual, la moral y la social. A la comunidad le aporta un núcleo cultural que genera un circulo de impacto capaz de construir una sociedad que respeta y valora la diferencia. Una sociedad donde todos toman decisiones entendiendo el impacto que éstas tienen en uno mismo y en los otros. Genera una nueva cultura sabia.

  • ¿Es VESS aplicable a todos los entornos educativos?

Sí, siempre y cuando compartamos valores y principios como son el respeto humano, el crecimiento personal y el valor de la diferencia.

  • Con la pandemia la educación ha cambiado ¿Lo ha hecho VESS también?

El modelo siempre ha estado en permanente evolución. A las escuelas en las que la implementación del modelo está más avanzada, les fue más fácil asumir los cambios que la COVID-19 trajo consigo: los estudiantes tenían nuevas herramientas, los docentes ya entendían la importancia de la autonomía de los estudiantes… Asimismo, VESS trabaja muchísimo en relación a la contención emocional y el valor de la comunicación. Por lo mismo, le dio herramientas a los colegios y a las familias para generar vínculos de manera diferente en medio de la pandemia.

En los últimos meses, en Edu1st vivimos el valor de tener una cultura de innovación y liderazgo emergente. Comprendimos lo que teníamos al frente, nos adaptamos ese mundo VUCA de manera orgánica, centrándonos en lo verdaderamente importante y urgente, que en el caso de la pandemia era el cuidado. ¡Y el balance ha sido muy positivo! Cuando tienes esta cultura te permite mirar hacia atrás con los ojos adelante, una retroalimentación constante para adaptarse a cada cambio del entorno.

  • Pero Edu1st tomó la decisión de evolucionar el Modelo presencial hacia el entorno digital en plena pandemia. Un gran cambio…  

Es verdad, pero éste es un viaje que se inició hace muchos años, cuando visualizamos que la educación tenía que ser virtual. La COVID-19 le dio sentido de urgencia a esa idea. Ha sido un proceso intenso, que se ha facilitado porque ya teníamos una estructura muy clara de nuestra propuesta metodológica a nivel presencial: materiales elaborados, conceptos, estructuras, propuestas didácticas…

  • ¿Cuáles fueron los principales desafíos de esta digitalización?

Pasar un taller vivencial –lleno de energía, emociones y movimiento– a un entorno a distancia es complejo. Sabemos que para aprender es imprescindible un enganche emocional muy fuerte, es lo que provoca el cambio de paradigma. Lo virtual pone una zancadilla en la parte emocional, en la conexión que puedes hacer con el aprendiz.

Asimismo, hacíamos talleres donde podíamos estar ocho horas trabajando. ¡En el entorno virtual es impensable! El juego entre lo sincrónico (directos) y lo asincrónico (material grabado, bibliografía…) es interesante. Se requiere a alguien muy motivado para que haga lo asincrónico. Con los estudiantes no ha sido tan difícil. Han gozado con la autonomía que entrega lo virtual. Con los adultos ha costado más porque estamos acostumbrados a sentarnos y que alguien nos vaya guiando.

  • ¿Cómo se estructuró esta evolución?

Teníamos un mapa de las formaciones y las etapas que ha de pasar una persona para transformarse bajo la mirada del modelo VESS. Cada etapa tenía ya definidos sus objetivos y sus acciones, y contaba con la documentación científico teórica y las actividades prácticas para ello. Analizamos este material existente y evaluamos qué tenía que ser en directo y qué podía trabajarse de manera asincrónica.

En este proceso una de las claves fue que conseguimos sistematizar conocimiento que no estaba estructurado en documentos. Y a partir de ahí comenzamos a llevar la forma que habíamos decidido para cada etapa del mapa de formación al entorno virtual, teniendo siempre claro como sería, para qué serviría y qué equipo de Edu1st se involucraría en su desarrollo y despliegue.

  • ¿Cómo se consigue no perder la esencia VESS a pesar de las limitaciones del medio online?

La clave está en tener clara la esencia del Modelo en todo momento: no somos una escuela que entrega contenidos, somos una organización que forma seres humanos con una vida equilibrada con sentido y sabiduría. A partir de esa visión elegimos las herramientas que nos acercan a nuestro objetivo. Pregúntate siempre ¿por qué hago esto? Si no tiene respuesta, no pierdas el tiempo en ello, no lo incorpores en tu entorno digital. Sólo incorpora aquello que sume al propósito.

  • ¿Qué ha ganado el Modelo VESS al digitalizarse?

¡Todo! Nos acercó a nuestra comunidad. Nuestro Ateneo anual era presencial y tenia una presencia internacional limitada, ahora somos miles conectados de diversos puntos del planeta. Nos ha permitido actualizar y reorganizar nuestro repositorio de contenidos digitales.. Ya lo teníamos, pero ahora nos hemos asegurado que son recursos que apoyan al modelo.

En ese sentido, nos ha permitido reencontrarnos con lo esencial. Hemos limpiado el modelo para dejar de lado todo aquello que no es, que no le aporta. El mundo virtual te obliga a ser concreto, específico, con relevancia. Nos ha hecho mucho más eficientes

Por lo mismo, nos hemos convertido en una organización de vanguardia, capaces de actuar rápido con una ventaja competitiva muy superior frente a nuestra competencia

Es verdad que perdemos cosas como las conversaciones de pasillo, el café, etc., pero nos vamos inventando nuevos recursos… Estamos explorando cómo aporta a ello la Inteligencia Artificial (AI), cómo nos permitiría adaptarnos a cada aprendiz. Si entiendes la educación como arquitecto de contexto significativo, es necesario aportar versatilidad en el proceso, y creemos que la AI puede ayudar a que VESS lo consiga en su campus virtual. Será una tecnología clave.

  • ¿Qué ha aportado IL3-UB al proyecto?

IL3-UB hizo que las cosas pasaran. Con IL3-UB es lo que pasa con los colegios y nosotros. Muchos colegios dicen que se van transformar y llevan décadas intentándolo, pero nunca sucede. Tener un partner de valor le pone ritmo a ese objetivo.

Sin duda, el aporte de IL3-UB fue clave en todo este proceso. En temas estratégicos, pero también en cuestiones más prácticas como por ejemplo cómo plantear temas como la evaluación, que no ha evolucionado al mismo ritmo que lo han hecho las metodologías de aprendizaje.

  • ¿Cuales son vuestros planes de futuro?

Esperamos mucho crecimiento. Confiamos, también, que el Campus Virtual no solo será un repositorio de cursos, sino que será realmente un campus: ir a la biblioteca, conocer gente, inscribirte en un curso fuera de currículum, etc. Queremos sumar al Campus la parte emocional. Y lo haremos a través de AI y analíticas.

También buscaremos nuevas alianzas. Como la recientemente firmada con la Cátedra de Neuroeducación de la UB ¡Es fascinante!

Este viaje a lo digital ha sido un proceso rico porque nunca te aburres, pero al mismo tiempo aterrador porque no te dejan aburrirte…. Estamos en esta vida un rato muy corto, y si queremos provocar una transformación significativa en la educación, tenemos que seguir ampliando el círculo de impacto, seguir profesionalizando la labor docente. Sé que hay educadores que no les gusta que diga esto, pero lo consideramos imprescindible.

Parte de lo que tiene el Modelo VESS es que te descubres el potencial que tienes como persona, y quieres compartirlo. El que va descubriendo la esencia del modelo se apasiona, y lo contagia a otro. Es más que formación, se trata un propósito de vida con un gran impacto.

Artículos relacionados

Envía un comentario

*