Marco Zagal y Betzabé Lillo. Dirección del Máster en Educación Montessori con Mención Infantil o Primaria

La educación Montessori es una propuesta pedagógica de amplio reconocimiento a nivel mundial. En Cataluña tuvo un fuerte desarrollo en las primeras décadas del siglo pasado. Concibe al estudiante, al profesor y al ambiente preparado como ejes fundamentales del proceso de enseñanza y aprendizaje que se lleva a cabo en el aula.

Entrevista a Marco Zagal y Betzabé Lillo sobre el Máster en Educación Montessori.

1 junio 2013

Últimamente se habla mucho de la educación Montessori. Existen juguetes, materiales escolares e incluso aplicaciones para teléfonos y tablets que se promocionan evocando los beneficios de esta pedagogía, pero ¿realmente sabemos que hay detrás de la palabra “Montessori”? ¿Nos podríais dar una breve definición?

Uno de los aspectos más conocidos de Montessori, sin duda, son los materiales Montessori: la torre rosa, la escalera marrón, el alfabeto móvil, el tablero de la multiplicación, de la división… Sin embargo, detrás de estos materiales Montessori existe una fundamentación filosófica profunda de la necesidad de encontrar otra forma de acercar a niños, niñas y jóvenes al conocimiento, sea éste un conocimiento curricular o un conocimiento para la vida diaria. Es una filosofía de vida que logra un equilibrio entre el desarrollo emocional y el trabajo académico. Esto es seguramente lo menos conocido, cuando en realidad es el sustento, la razón de ser, a toda esta otra parte “bonita” que vemos de los materiales Montessori.

La educación Montessori desde una visión global, busca comprender cómo los niños se acercan, comparten y construyen el conocimiento a partir de sus necesidades, intereses, y etapas de desarrollo en las que se encuentran. De esta manera, los aprendizajes reales son mucho más efectivos.

El método Montessori nació hace más de 100 años. ¿Por qué creéis que, un siglo más tarde, surge la necesidad de volver a lo de antes? ¿No hemos avanzado nada en el desarrollo de la pedagogía durante todo este tiempo?

Lo diríamos de un modo diferente. Diríamos que el enfoque Montessori fue una propuesta vanguardista para la época, es decir emergió en una época en la que no le correspondía.

Además hay que tener en cuenta que en Cataluña la educación Montessori se desarrolló con mucha fuerza durante el periodo de la República. De no haber sido por el contexto político y social en que se vio enfrentado a mediados del siglo pasado, posiblemente veríamos a las escuelas Montessori como algo muy normal en Cataluña y en España.

También consideramos que Maria Montessori hizo una aportación científica real eficiente y efectiva para mejorar los sistemas educativos. Generó un conocimiento científico de cómo hacer escuela, conocimiento que en esos años sólo estaba reservado para los hombres, como decían antiguamente la ciencia es masculina. Por tanto, indirectamente aparece un tema de género: si miramos las teorías educativas más importante del siglo XX, corresponden todas a hombres; sin embargo, las personas que más han trabajado en el aula a lo largo de los años han sido mujeres. Sería interesante preguntarse qué habría pasado si Maria Montessori hubiese desarrollado toda su propuesta pedagógica, todo su enfoque educativo, siendo hombre.

¿A quién va dirigido el Máster en Educación Montessori que surge desde la Escuela Montessori Figueres? ¿Es útil solo para los maestros que trabajan en los colegios especializados o es posible llevar los principios de la pedagogía Montessori a las clases de una escuela tradicional?

Para nosotros abrir esta formación Montessori está llena de simbolismo. La última formación Montessori que se realizó en España -en 1933- fue en la maternidad de Barcelona, que dependía de la Universidad de Barcelona. En los últimos tres años el Instituto de Ciencias de la Educación ha ido incorporando en sus programas de formación continua en Educación Infantil, módulos de Educación Montessori y Neurociencia (que damos nosotros, Marco y Betzabé, como parte del equipo de formadores del ICE-UB). De esta manera hemos ido formando a muchos profesores y profesoras de distintos rincones de España que no necesariamente trabajan en colegios Montessori; la gran mayoría trabaja en colegios más tradicionales y han ido aplicando algunos aspectos de la Educación Montessori con sus estudiantes, teniendo muy buenos resultados, incluso algunos equipos directivos de escuelas públicas han tomado la decisión de cambiar su manera de trabajar y han ido diseñando sus proyectos educativos a partir de Montessori.

Sabemos que trabajando el enfoque Montessori desde su esencia original, es decir en ambientes preparados física y psíquicamente para el aprendizaje escolar, estaremos haciendo un aporte a la educación. Creemos esto precisamente porque uno de los mitos urbanos que se ha construido erróneamente de la educación Montessori, es la dependencia de material Montessori, es decir, que si no tienes posibilidad de comprar materiales no puedes hacer ‘Montessori’. Poner esta condición como un elemento imprescindible para que muchas escuelas públicas y profesores que quieren mejorar su práctica de aula comiencen a generar cambios en sus diferentes realidades, sería entregar un mensaje de desesperanza tremendo a la comunidad educativa. Trabajar en Ambientes Preparados tiene casi un efecto mágico en el trabajo con niños. Sin embargo, existe un paso previo que es el trabajo del adulto, del profesor. El profesor que se forma como guía Montessori tiene que hacer un profundo trabajo personal: su control del ego, liberarse del rol de experto culturalmente tan asimilado, aprender a equivocarse y valorar el error como herramienta de aprendizaje y de superación personal, etc. Todo esto le da sentido a la existencia de materiales Montessori para abordar los aspectos curriculares. Con este trabajo personal el profesor puede iniciar un siguiente nivel de formación que lo preparen para trabajar con el material de desarrollo Montessori.

Una de las finalidades de nuestro Máster en Educación Montessori es extender este enfoque pedagógico y hacerlo accesible a todos aquellas personas que trabajan con niños, niñas y jóvenes tanto de la educación formal como no formal, para que adquieran las diversas herramientas de desarrollo persona y desarrollo humano que le permitan crear contextos educativos sanos y conectados con la alegría de aprender. Quizás parezca una contradicción, pero no creemos que la solución a las problemáticas educativas se resolverán transformando todas las escuelas en escuelas Montessori, sino que en la medida que el trabajo por Ambientes Preparados se extienda a muchas otras aulas (incluso con el material didáctico que ya tienen) los principales beneficiados serán los maestros, los estudiantes y sus familias porque serán partícipes de una forma de vivir la escuela más humana, donde se puede aprender y ser feliz.

Artículos relacionados

2 Comentarios

Fiorella Ponce Paz

Hola, estoy entrenándome como guía Montessori en Lima, Perú y estoy muy interesada en continuar mi formación en cursos como el de la Universidad; por ello, les agradeceré mucho me brinden la información necesaria al respecto.
Cordialmente
Fiorella.

Envía un comentario

*