Carolina Hernández. Directora del Máster en Medicina Antienvejecimiento y Longevidad

Bioquímica. Especialista en Antienvejecimiento y Nutrición Ortomolecular.

Insomnio: 9 consecuencias nocivas para tu salud

24 febrero 2016

¿Tienes noches de insomnio? ¿Te cuesta conciliar el sueño? ¿Te sientes acelerado a la noche?

Si eres de estas personas que dan vueltas “como un gato” antes de ir a dormir o en la cama ya acostado, entonces has experimentado y conoces muy bien lo que se siente al “no pegar ojo”, y sabrás muy bien la experiencia desagradable a la mañana siguiente: cansancio, agotamiento, mal genio, dolores de cabeza, dificultad para concentrarse, dificultades en recordar cosas simples y bajo de energía.

Hoy en día, la privación del sueño se ha convertido en una enfermedad crónica y es posible que incluso no seas consciente de que estas padeciéndola, y la falta de sueño se ha convertido en algo normal para ti.

Por definición el insomnio es la incapacidad para:
• Iniciar el ciclo del sueño
• Mantenerlo
• Mala calidad en el dormir
• Insuficiente cantidad de tiempo para dormir.

El descanso o sueño perdido es una deuda que no puede esperar ya que las horas no dormidas, las que has perdido no se recuperan. No es posible almacenar horas de sueño y utilizarlas más adelante, puedes dormir mucho una noche pero los beneficios que obtienes son temporales.

Idealmente, los adultos necesitan entre 6 a 9 horas de sueño mientras que los adolescentes requieren al menos 9 horas por noche.

Insomnio

Si constantemente no logras tener suficientes horas de descanso, esto puede acarrear graves efectos negativos a tu vida y a tu salud. Aquí encontrarás 9 consecuencias nocivas para tu salud:

• Falta de concentración y un deterioro de la capacidad de pensar con claridad el día siguiente.
• Los cambios en la actividad cerebral similares a los experimentados por las personas con trastornos psiquiátricos.
• Trastornos tales como: estreñimiento, depresión, baja tolerancia al estrés, úlceras estomacales.
• Baja tolerancia al estrés. Por los mismos acontecimientos diarios experimentas reacciones más exacerbadas.
• Mayor posibilidad de aumento de peso y más predisposición a la obesidad
• Sitúa a tu cuerpo a un estado pre-diabético, haciéndote sentir hambre aún cuando ya ha comido.
• La depleción de tu sistema inmunológico
• Activación de la pérdida de memoria
• Acelerar y promueve el envejecimiento prematuro y la predisposición a enfermedades relacionadas con la edad como la diabetes tipo 2, la hipertensión arterial, y las enfermedades cardiovasculares.

Conseguir un sueño de buena calidad es una necesidad. No debemos subestimar su importancia para nuestra salud, longevidad y calidad de vida.

¿Sabías que...?

Con el objetivo de poder prolongar la vida de los pacientes, mejorar su calidad y controlar, retrasar e incluso prevenir la pérdida de facultades físicas, mentales y, en consecuencia, el desarrollo de enfermedades relacionadas con la edad, aparece una nueva rama de la medicina: es la Medicina Antiaging.

Artículos relacionados

Envía un comentario

*