¡Nuevo!. Postgrado en Adicciones Comportamentales y Manipulación Psicológica

El Postgrado en Adicciones Comportamentales y Manipulación Psicológica prepara para tratar este tipo de trastornos no solo en la teoría, sino también en la práctica, a través de ejemplos clínicos y educativos. El programa ofrece los conocimientos y herramientas necesarios para llevar a cabo tareas de intervención y orientación, así como acciones de prevención y evaluación de los casos. Dirigido a los titulados en psicología y psiquiatría que en su actividad diaria se dediquen a la prevención e intervención de trastornos conductuales, ya sea desde el sector sanitario o desde el educativo o social.

Postgrado en Adicciones Comportamentales y Manipulación Psicológica

25 noviembre 2013

En los últimos años, las adicciones comportamentales han experimentado un gran aumento, hasta tal punto que estos trastornos son considerados uno de los más característicos de la sociedad actual.

Las adicciones clásicas como la adicción al juego de azar, al sexo y a las compras se han visto modificadas por el auge de los avances tecnológicos. De la misma manera, mal uso de las nuevas tecnologías, junto a una serie de factores de riesgo individuales, ha dado paso a nuevas dependencias como la adicción a determinadas aplicaciones de Internet, a los videojuegos en línea o a las redes sociales.

También han aumentado significativamente el número de casos de manipulación psicológica, ya sea por vinculación a una persona o secta coercitiva, a una banda juvenil violenta, a un grupo escolar que ejerce maltrato psicológico (bullying) o por situaciones de dependencia emocional.

Hemos pedido a los expertos que participan en el diseño del programa que nos expliquen ¿por qué, desde su punto de vista, las adicciones comportamentales y la manipulación psicológica serán trastornos emergentes en el siglo XXI y cuál es el elemento clave para su detección y su tratamiento?

Vega González
Psicóloga clínica. Enfermera. Gerente de AIS (Atención e Investigación de Socioadicciones). Profesora del Postgrado en Adicción al Juego y otras Adicciones Comportamentales de la Universidad de Valencia. Profesora / tutora del programa interdepartamental “Salud y Escuela”.

En los últimos años la tasa de incidencia de este tipo de adicciones ha ido aumentando de forma considerable. Actualmente empiezan a ser una preocupación para el ámbito sanitario por los problemas que generan en el entorno psicosocial de las personas afectadas. Su detección supone siempre un problema importante. La dificultad está en que pasan fácilmente desapercibidas y con frecuencia son aceptadas y toleradas socialmente (como la adicción al trabajo, por ejemplo). La pérdida de control sobre la conducta problemática sería un elemento clave para la detección.

En cuanto a los elementos clave para el tratamiento, uno de los más importantes es que la persona afectada adquiera conciencia de que realmente tiene un problema y comprenda que debe solicitar ayuda profesional. El abordaje terapéutico y tratamiento es importante que lo lleve a cabo un profesional experto en adicciones comportamentales y/o manipulación psicológica, debido a la especificidad de estos trastornos.

Rosa Díaz
Psicóloga clínica en la Unidad de Conductas Adictivas en Adolescentes (UNICA-A) del Servicio de Psiquiatría y Psicología Infantojuvenil del Hospital Clínic de Barcelona.

Este tipo de adicciones está aumentado su incidencia debido a los cambios socio-culturales a los que estamos asistiendo en los últimos años, entre ellos la facilidad de acceso a las nuevas tecnologías, el desarraigo y la alienación social y la dificultad de los padres para supervisar e imponer límites a sus hijos.

Los profesionales de la salud y de la educación tenemos un importante papel en la prevención y el tratamiento de este tipo de adicciones. Uno de los elementos clave de nuestra intervención es la detección de los primeros síntomas y factores de riesgo con objeto de intervenir lo más precozmente posible.

En el tratamiento, los factores clave siguen siendo el control de estímulos, la exposición con prevención de respuesta y la prevención de recaídas. Sin embargo, cada vez está cobrando mayor interés el uso de técnicas motivacionales para facilitar que el paciente adquiera conciencia de problema y desee realizar cambios. Otro aspecto fundamental es el entrenamiento en habilidades sociales y de afrontamiento a las dificultades de la vida cotidiana. Por último, en ocasiones es preciso utilizar tratamientos farmacológicos con el fin de abordar los síntomas depresivos, la ansiedad o la impulsividad.

Susana Jiménez-Murcia
Coordinadora de la Unidad de Juego Patológico, responsable Psicología General del Servicio de Psiquiatría del Hospital Universitario de Bellvitge (HUB). Investigadora Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge-IDIBELL.

El impacto de los avances tecnológicos en la sociedad actual es muy significativo, de manera que las nuevas formas de comunicación y de acceso a la información  han cambiado radicalmente la interpretación del mundo, ahora ya, global en el que ya no hay fronteras ni límites. Las nuevas tecnologías tienen beneficios más allá de cualquier duda, incluso, están siendo exploradas como estrategias complementarias en el tratamiento de trastornos y enfermedades. Sin embargo, por sus características, tienen también un riesgo potencial de uso excesivo o patológico, que puede acabar teniendo unas consecuencias negativas significativas.

Los elementos que hacen a las tecnologías de la información y comunicación tan atractivas e, incluso, potencialmente adictivas son la estimulación constante e inmediata, a través de las múltiples aplicaciones que ofrecen, así como la posibilidad de estar conectados de forma permanente. Las señales de alarma que podemos reconocer son, por ejemplo, el tiempo de dedicación, el conflicto que genera en la relación con los demás, la pérdida de control, o la utilización de esta actividad como forma de escapar o regular los estados emocionales negativos, entre otros.

Todo ello, teniendo en cuenta que las nuevas tecnologías son la puerta de entrada a otras conductas potencialmente adictivas (juego de azar, videojuegos, redes sociales, compras, sexo, etc.) o a determinadas problemáticas asociadas a la manipulación psicológica o dependencia emocional.

Es necesario un conocimiento exhaustivo, basado en las evidencias clínicas y empíricas más actuales sobre detección, diagnóstico, evaluación, factores de riesgo  y prevención, así como un aprendizaje en profundidad de las estrategias terapéuticas más innovadoras, para poder prepararnos para los retos que los avances tecnológicos van a plantearnos en este siglo XXI.

Santi Bertomeu Ruiz
Educador social Hospital de Día Infantojuvenil. Psiquiatría infantil. Hospital Clínic i Provincial de Barcelona.

La comunidad educativa es un contexto privilegiado para actuar desde las etapas tempranas del desarrollo, con programas dirigidos al refuerzo de factores de protección que limiten o, al menos, disminuyan las posibilidades de aparición de conductas de riesgo, especialmente aquellas relacionadas con los trastornos adictivos.

Es importante destacar que, entre sus valores añadidos, está el de concentrar el esfuerzo de una serie de mediadores sociales que participan en el proceso educativo de los jóvenes: padres, profesorado y otros agentes comunitarios.

Los programas de prevención constituyen una intervención clave para la detección y captación de adolescentes y jóvenes más vulnerables, es decir, aquellos que presentan menores rasgos de protección y que, por tanto, van a ser objeto de una intervención más focalizada en los factores de riesgo que se evalúen en cada caso y más intensa.

Artículos relacionados

9 febrero 2018

La Ética y La Estética de la PNL

María A. Clavel Álvaro
Ser usuario de la PNL significa completar conscientemente tu natural apertura al cambio, cultivando el hábito básico del aprendizaje y…
Leer más

3 Comentarios

Patricia Visetti

Soy de México, me interesa tomar el curso de postgrado en adicciones.
¿cuales son los requisitos?
¿qué tiempo dura?
¿costo del curso?
¿sugerencias de hospedaje?

Envía un comentario

*