Dr. Enric Limón. Director del Máster en Control de Infección

Enfermero. Doctor por la Universitat de Barcelona, Facultad de Medicina. Centro coordinador del Programa de Vigilancia de las Infecciones Nosocomiales de Cataluña (VINCat).

‘Que se originen infecciones nosocomiales en una institución compromete la percepción de la calidad que los usuarios tienen de ese centro.’

18 mayo 2015

Según la OMS, las infecciones relacionadas con la actividad sanitaria son una causa muy importante de muerte y discapacidad en todo el mundo: al menos entre un 5 % y un 10 % de los pacientes ingresados y un 25 % de los pacientes críticos contraen alguna de estas infecciones. A nivel económico, se estima que una política acertada de atención y prevención de las INFECCIONES nosocomiales podría ahorrar a los hospitales españoles 500 millones de euros anuales.

¿Cuál es el impacto que tiene una infección nosocomial?

El efecto que tiene una infección nosocomial es devastador. El paciente sufre una infección por microrganismos, que en muchos casos son resistentes a la mayoría de los antibióticos y además en situaciones en que su salud ya es delicada. Además del impacto físico sobre su salud, sufre el impacto psicológico al no comprender por qué ha contraído una enfermedad que no tenía cuando acudió a su centro de salud. Estos pacientes acaban sintiendo una gran desconfianza en los profesionales que les deben tratar y en la propia institución.

Que se originen infecciones nosocomiales en una institución compromete la percepción de la calidad que los usuarios tienen de ese centro. Es un indicador de que hay prácticas que posiblemente no se están realizando bien y que se deberían modificar. Las instituciones de salud tienen entre sus máximas prioridades dar los mejores cuidados a sus pacientes, detectar que estos pacientes sufren infecciones originadas por sus propias instituciones supone comprometer la calidad del trabajo que realizan. Las instituciones deben garantizar la seguridad de los pacientes en todo momento.

Dr Limon

¿Cree que los profesionales de la salud están suficientemente preparados para hacer frente a este tipo de infecciones?

Para hacer frente a estas infecciones es necesaria una formación específica, ya que los conocimientos que se van generando sobre las infecciones nosocomiales se actualizan constantemente. No solo es necesario tener conocimientos sobre la propia clínica de la enfermedad, si no también sobre gestión de instituciones sanitarias, prevención y vigilancia de las infecciones.

¿Cuáles son los aspectos claves a considerar en el desarrollo de un plan de prevención al respecto?

El aspecto clave es que el control de las infecciones pasa por la vigilancia, que nos permite saber que está pasando y la prevención, que nos permite actuar sobre el problema.

¿Qué perfiles de la institución sanitaria se deben implicar en su diseño? ¿Quiénes son clave en su aplicación?

Las infecciones nosocomiales son un problema de seguridad transversal, esto quiere decir que tanto afecta a los profesionales de cuidados intensivos, como al bloque quirúrgico, al servicio de urgencias, o a las unidades de hospitalización.

limon-foto-2 (1)

¿Cuál es el nivel de cobertura formativa actual? ¿Se está teniendo en cuenta en el acceso o promoción profesional dentro de los hospitales?

Actualmente existen cursos específicos de las sociedades científicas sobre aspectos muy concretos de las infecciones nosocomiales pero únicamente el máster de la Universidad de Barcelona da una formación global que aborda aspectos como la clínica, el tratamiento de las patologías más frecuentes, los principales programas de prevención, y las medidas más efectivas. Una titulación universitaria que además está reconocida en muchos centros como requisito necesario para optar a las plazas que se convocan en el control de la infección.

¿Cómo se consigue mantener de manera constante el nivel de alerta del equipo sanitario en relación a este tipo de infecciones?

La experiencia acumulada durante los últimos 30 años por diferentes programas de vigilancia nos permite establecer las áreas prioritarias en los centros donde se debe extremar las precauciones.

¿Podría compartir alguna buena práctica en relación a la reducción de la tasa de infecciones nosocomiales?

Existen múltiples experiencias reportadas en la literatura científica, pero me gustaría destacar el programa de bacteriemia-cero que tiene como origen la experiencia del programa implantado por Peter Pronovost en las unidades de cuidados intensivos de EE.UU. y que ha permitido disminuir de una forma muy destacable el riesgo de sufrir una bacteriemia relacionada con un catéter vascular en las unidades de cuidados intensivos con un coste tanto en sufrimiento para el paciente como económico y de prestigio para las instituciones.

 

El Máster en Control de Infección de IL3-UB es pionero a nivel nacional y contribuye a formar a los profesionales sanitarios como expertos en la prevención, vigilancia y control de las infecciones nosocomiales, proporcionándoles los conocimientos y habilidades necesarios para realizar su actividad profesional en el campo de la vigilancia epidemiológica.

Artículos relacionados

Envía un comentario

*