Joaquín López-Contreras. Docente del Postgrado en Control de Infecciones Hospitalarias

Doctor en Medicina. Unidad de Enfermedades Infecciosas del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau.

“La infección quirúrgica tiene un impacto negativo muy relevante en las instituciones”.

17 abril 2018

Diferentes estudios muestran la relación directa entre riesgo biológico, morbilidad y mortalidad, siendo la prevención de las infecciones –o, en caso de infección, el control– un factor clave en esta relación. Entrevistamos a Joaquin Lopez-Contreras para entender mejor las consecuencias y riesgos de la infección de localización quirúrgica en el ámbito hospitalario.

¿Cuál es el impacto real de las infecciones quirúrgicas en nuestras Instituciones?

La infección de localización quirúrgica tiene un impacto negativo muy relevante en las instituciones. Es la infección relacionada con la atención sanitaria con mayor prevalencia, en gran medida, condicionada por la prolongación de los ingresos hospitalarios, que ella misma genera. Es especialmente relevante por su elevada morbilidad, que supone un grave perjuicio para nuestros pacientes, que ven como se retrasa su recuperación no sólo durante su estancia en el hospital, sino también después de alta. Los costes sanitarios asociados a la infección quirúrgica son realmente desorbitados y afectan a todo el sistema sanitario, pero también a la sociedad entera como consecuencia de los efectos que tiene, la no recuperación de la salud.

Los sistemas de salud de diferentes países están poniendo en marcha iniciativas para reducir la infección quirúrgica. ¿En qué consisten estos programas de prevención?

En los últimos años hemos aprendido a trabajar por “bundles”, que traducido vendría a ser “paquetes de medidas”. Se trata de instaurar simultáneamente varias medidas, que ya han demostrado individualmente beneficio en la prevención de las infecciones quirúrgicas e implantarlas de forma simultánea y controlada, esperando un beneficio que como mínimo sea sumativo, pero que puede llegar a ser sinérgico. En varios países del mundo occidental se han realizado intervenciones de este tipo y los resultados publicados en la literatura, no sólo han sido muy satisfactorios, sino que también son  muy esperanzadores, en el sentido de que su implementación coordinada, controlada y generalizada, hace pensar que con estas estrategias, se conseguirá reducir significativamente la incidencia de esta grave complicación.

 ¿Qué características propias tiene este programa en Cataluña?

En Cataluña  se ha diseñado un programa de intervención denominado PREVINQ-Cat, que está basado en implementar un paquete de medidas de prevención comunes para todas las cirugías, y otras específicas para algunas cirugías concretas. El programa se basa en la formación de los profesionales, la coordinación de los equipos, el control de la implementación de las medidas, el registro del cumplimiento de éstas y en dar retroalimentación a los profesionales, tanto de los resultados de las medidas de proceso (como es el grado de cumplimiento de cada una de estas medidas) así como de los resultados (como es la incidencia de las infecciones de localización quirúrgica asociadas a cada procedimiento quirúrgico). El recibir esta información de forma periódica, se ha demostrado que es eficiente y supone un potente estímulo para que los profesionales mejoren sus resultados de forma progresiva.

 ¿Qué impacto cree que puede llegar a tener realmente?

Tengo la certeza de que el programa servirá para mejorar la formación y la cultura de la prevención de las infecciones en el área quirúrgica de todos los hospitales del sistema, que también nos ayudará a identificar liderazgos locales que mejorarán los resultados en sus centros, y tengo la esperanza de que en un periodo de tiempo relativamente corto, podamos ver reducciones significativas de las infecciones en algunas cirugías, en algunos centros. Espero también, que en un plazo no muy largo, esa reducción de las infecciones quirúrgicas sea generalizada en todo el territorio.

¿Quiénes están implicados y quienes deberían estarlo según su opinión?

La cadena de implicados es realmente larga, y va desde el administrativo, que le entrega al paciente una hoja con información escrita con algunas recomendaciones sobre la  prevención, que el paciente deberá realizar en los días previos a la cirugía, hasta el gerente del hospital, como responsable último del buen funcionamiento de las instituciones. A nadie se les escapa, que un programa de estas características implica de una forma especial, más intensa y más comprometida a todos los profesionales que trabajan en el área quirúrgica (cirujanos, enfermeras quirofanistas, anestesiólogos, auxiliares, celadores etc) y a los equipos de control de infecciones. Yo creo que es especialmente relevante que otros profesionales que dan servicios más transversales, como por ejemplo los farmacéuticos, se impliquen también y ayuden a la consecución de los objetivos. También creo que para que el programa se implante con éxito en cada uno de los hospitales catalanes es imprescindible que toda la dirección de cada centro, desde el gerente, hasta cada uno de los mandos intermedios, adquiera un compromiso activo con la implementación y con el éxito del Programa. Creo que todos y cada uno los profesionales de todos  los hospitales de la red, deben comprometerse con los objetivos del PREVINQ-Cat por el beneficio de sus pacientes.

 ¿Cómo se mide el éxito de un programa de prevención?

Yo creo que es necesario medir el grado de cumplimiento de cada una de las medidas implantadas en cada Hospital, como mecanismo para motivar a los profesionales hacia la mejora continua, porque a veces la reducción de las infecciones tarda algo más en llegar. Pero sin duda, el verdadero éxito del Programa sólo se podrá objetivar, constatando una reducción significativa de las tasas de las infecciones quirúrgicas vigiladas.

 ¿Qué papel juega la formación en un programa de prevención de estas características?

Yo creo que la formación es imprescindible, pero desgraciadamente siendo  condición “sine qua non”, no es suficiente. Es necesario formar en el conocimiento técnico de la prevención de las infecciones quirúrgicas a todos los profesionales implicados, y actualizar esa formación de forma periódica. Sin embargo, en general la prevención de las infecciones se basa en la modificación del comportamiento de los profesionales implicados, y eso exige estudiar, investigar y también formar a los profesionales en determinadas herramientas y estrategias del ámbito del comportamiento que les ayuden a mejorar los resultados en salud.

 

¿Sabías que...?

Joaquin López Contreras es docente del Postgrado en Control de Infecciones Hospitalarias. Este postgrado es pionero a nivel nacional y ofrece la formación básica e imprescindible para el profesional sanitario orientada a la intervención en infecciones. El objetivo es contribuir a un diagnóstico y tratamiento eficientes y de calidad de las patologías infecciosas nosocomiales, garantizando los conocimientos y habilidades mínimos necesarios para una práctica asistencial competente.

Artículos relacionados

9 febrero 2018

La Ética y La Estética de la PNL

María A. Clavel Álvaro
Ser usuario de la PNL significa completar conscientemente tu natural apertura al cambio, cultivando el hábito básico del aprendizaje y…
Leer más

Envía un comentario

*