“La aparición de bacterias resistentes a los antibióticos es un grave problema de Salud Pública”

5 mayo 2016

El “Proyecto de Resistencia Zero” es una de las razones por las que la Comisión Europea destaca las UCI españolas como ejemplo internacional de lucha contra las infecciones relacionadas con la atención hospitalaria. Nos lo cuenta el Dr Fernando Barcenilla Gaite, Coordinador Unidad de Infección Nosocomial del Hospital Universitario Arnau de Vilanova.

¿Por qué las bacterias microorganismos son un problema de salud pública emergente?

La aparición de bacterias resistentes a los antibióticos (BRA) es, actualmente, un grave problema de salud pública que afecta globalmente a todo el mundo. Es un problema principalmente porque incrementa los costes de la atención sanitaria, los fracasos terapéuticos y la morbimortalidad de las infecciones producidas por BMR.

El año 2009, el Centro Europeo para la Prevención y Control de las Enfermedades (ECDC) cifraba en 386.000 pacientes/año los afectados en Europa por infecciones debidas a las bacterias resistentes más comunes. De estos pacientes, unos 25.100 morirían por causa directa de esta infección. Esta situación genera unas 2.536.000 estancias hospitalarias extras con un coste global de  1.534.100.000€ al año. Es evidente que nos enfrentamos a un grave problema de salud pública con unas repercusiones mayores que otros problemas de salud más conocidos.

El problema de las infecciones por BMR se agrava por el pobre arsenal terapéutico del que disponemos. En los últimos tiempos se ha tenido que recurrir a viejos antibióticos para suplir el grave déficit de nuevos antibióticos.

¿Cómo se aborda este problema desde el Ministerio de Salud?

El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (MSSSI) ha apoyado el proyecto denominado “Tolerancia Zero” que fue precedido por los proyectos Bacteriemia Zero (2009), también apoyado por la Organización Mundial de la Salud,  y Neumonía Zero (2011). El éxito de los dos proyectos iniciales animó a iniciar el proyecto Resistencia Zero (RZ) en abril de 2014.

Posteriormente MSSSI por mandato de la Comunidad Europea, ha puesto en marcha desde finales de 2013 el llamado Plan Nacional de Resistencia a los Antibióticos. Su finalidad es elaborar un Plan estratégico y de acción para reducir el riesgo de selección y diseminación de la resistencia a los antibióticos que abarque medicina humana y veterinaria, para reducir el riesgo de selección y diseminación de BMR. Actualmente está en pleno desarrollo este plan con la participación de más de 60 sociedades científicas de todo el país. La esencia del proyecto RZ estará dentro de este proyecto mucho más amplio.

Infecciones Nosocomiales

¿Qué es exactamente el Proyecto de Resistencia Zero y cuántas UCIS participan en el proyecto?

El éxito de los dos proyectos iniciales (BZ y NZ) animó a iniciar el proyecto RZ en abril de 2014.  En el proyecto RZ se ha utilizado la estructura piramidal en que participan el MSSSI, los Departamentos de Salud de las Comunidades Autónomas, los directivos y gerentes de cada hospital, los lideres de cada UCI y el personal que trabaja en las mismas.

RZ pretende disminuir un 20% el número de pacientes que adquieren una BMR nosocomial ya sea por infección o colonización, es decir que aparece más allá de las 48 horas tras su ingreso en UCI.

El proyecto consiste en la aplicación de 10 recomendaciones que repercuten sobre los factores que facilitan la aparición de estas BMR. Describiéndolos de forma puntual, se recomienda:

  1. Identificar en cada unidad médico intensivista que sea responsable de la política antibiótica (indicaciones, dosis, intervalos, forma de administración y duración)
  2. Administrar de forma empírica antibióticos activos frente a BMR solo en situaciones de Sepsis grave o con elevada sospecha de multirresistencia por factores de riesgo específicos o por epidemiología local
  3. Identificar en cada UCI una enfermera como responsable del proyecto RZ y del control de las precauciones destinadas a evitar la trasmisión de BMR.
  4. Realizar una búsqueda activa de BMR en todos los pacientes en el momento de su ingreso y al menos semanalmente durante todo su ingreso.
  5. Aplicar una “lista de verificación” de riesgo de presencia de BMR y aplicar precauciones de contacto a aquellos pacientes que se identifiquen como de riesgo.
  6. Controlar el cumplimiento de los diferentes tipos de precauciones (aislamiento)  que se han de aplicar así como del cumplimiento de la higiene de manos.
  7. Disponer de un protocolo de limpieza diaria y terminal de las habitaciones ocupadas por pacientes con BMR.
  8. Elaborar una ficha de limpieza del material clínico y aparatos de exploración presentes en UCI en que conste quien, cómo y cuándo debe realizarla.
  9. Incluir la limpieza diaria de los pacientes colonizados o infectados por BMR con productos que contengan clorhexidina
  10. Ante la sospecha de un brote epidémico tipificar a nivel molecular la BMR causante del mismo

En la primera evaluación que se realizó durante los primeros 17 meses del proyecto participaban 163 UCI en España, de ellas 26 de Cataluña. Actualmente está participando más de 200 UCI.

¿Qué resultados preliminares dispone el programa?

Durante estos meses se han aplicado las recomendaciones a más de 130.000 pacientes, identificándose más de 6.500 pacientes con BMR y unas 7.700 BMR. Aun no se ha realizado el análisis global de la repercusión del proyecto pero ya podemos decir que la mayoría de las BMR vienen de fuera de las UCI y no son generadas en la UCI que era una de las creencias que existía antes del proyecto. En análisis preliminares, se ha conseguido disminuir el número de infecciones por BMR de una tasa de 10,25 a 6,17 infecciones por cada mil estancias. En evoluciones realizado en centros puntuales, como en el mío, se ha conseguido de forma holgada el objetivo inicial de disminuir un 20% las BMR nosocomiales.

¿En qué situación se encuentra España respecto a otros países?

España en estos momentos es pionera en este tipo de intervenciones y no existe ningún proyecto activo parecido. Según noticias aparecidas muy recientemente, la Comisión Europea ha destacado la importancia de los proyectos “Tolerancia Zero” en el informe “Ticking the Boxes or Improving Health Care: Optimising CPD of health professionals in Europe”, resultado de una reunión de trabajo realizada el pasado 11 de febrero en Bruselas en la que participaron más de 60 expertos. En este informen situan a las UCI españolas como ejemplo internacional de lucha contra las infecciones relacionadas con la atención hospitalaria.

¿Cuáles serán las próximas acciones del programa Resistencia Zero?

El proyecto ya está plenamente desarrollado e implantado. Ahora sería deseable extenderlo a las UCI que aún no participan. La tarea más inmediata es analizar los datos que estamos acumulando, a nivel global y local, y sacar conclusiones de los mismos. Ver que recomendaciones tienen mayor implantación, valorar las dificultades que han existido, definir de forma clara tanto la lista de verificación como la vigilancia activa y que todo esto sirva para obtener información sobre la mejor forma de luchar contra las BMR.

¿Sabías que...?

El Máster en Control de Infección de IL3-UB es pionero a nivel nacional y contribuye a formar a los profesionales sanitarios como expertos en la prevención, vigilancia y control de las infecciones nosocomiales, proporcionándoles los conocimientos y habilidades necesarios para realizar su actividad profesional en el campo de la vigilancia epidemiológica.

Artículos relacionados

9 febrero 2018

La Ética y La Estética de la PNL

María A. Clavel Álvaro
Ser usuario de la PNL significa completar conscientemente tu natural apertura al cambio, cultivando el hábito básico del aprendizaje y…
Leer más

Envía un comentario

*