Núria Escudé. Directora del Máster en Musicoterapia Musicoterapeuta por la Universitat de Barcelona. Licenciada en Psicología. Musicoterapeuta por la Universitat de Barcelona. Licenciada en Psicología. Titulación de Profesora de Piano. Profesora de Música. Directora y musicoterapeuta de l'Institut Català de Musicoteràpia. Profesora adjunta de Didáctica de la Expresión Musical y Corporal de la Universitat de Barcelona.

Nuevos Retos de la Musicoterapia

23 febrero 2015

La musicoterapia consiste en la utilización de la música con finalidades terapéuticas. El musicoterapeuta actúa sobre la parte física del ser humano: mueve a la acción o relaja, activa o lentifica las constantes biológicas (respiración, presión sanguínea, ritmo cardiaco, oxigenación), etc.; pero también en la parte cognitiva (reestructura pensamientos y busca recursos), emocional (expresa y proyecta sentimientos) y espiritual (conlleva a la dimensión interior).

La música va más allá de las palabras y, como decía Suzanne Langer, tiene el mismo lenguaje que las emociones. Por eso es una de las terapias más útiles para poder expresar los problemas y reconducirlos a nuevas expresiones de la persona, teniendo en cuenta sus recursos.

La musicoterapia se aplica en neonatología, educación infantil, educación especial, niños con problemas, adolescentes, adultos, personas con problemas de salud mental, personas de la tercera edad o enfermos terminales. Se usa en los ámbitos como clínico (oncología, enfermos terminales), psiquiatría, educación (infantil, especial), geriatría (personas con Parkinson o Alzheimer), comunitario (integración) y prevención.

Actualmente los musicoterapeutas trabajamos con unos resultados muy positivos en educación especial, donde muchos profesionales de la salud nos derivan casos porque ven que la musicoterapia es más eficaz para ayudar a los niños en su desarrollo personal. Otro de los ámbitos donde la musicoterapia es más eficaz es la geriatría. Cada vez más centros de día y residenciales tienen en su equipo de profesionales a los musicoterapeutas, que colaboran en la institución resocializando, previniendo, incrementando conductas positivas, estimulando la atención, trabajando la reminiscencia, cambiando estados de ánimo y ayudando, en definitiva, a aumentar la calidad de vida.

Pero los nuevos retos de la musicoterapia van hacia la HUMANIZACIÓN de los hospitales. Desde el Máster estamos realizando un proyecto de investigación en el Consorcio de Hospitales Parc Salut Mar, concretamente en la unidad de cuidados paliativos del Hospital de La Esperanza. El equipo médico, junto con el Dr. Planas, apuesta por la musicoterapia como terapia en su unidad para mejorar la calidad de vida de los usuarios. Los resultados están siendo muy positivos. Dicha investigación ha sido considerada uno de los proyectos estrella del hospital.

Otro ambiente muy efectivo para la musicoterapia, debido al envejecimiento de la población y con el fin de mejorar su calidad de vida, es el centro sociosanitario de Sant Joan de Déu. Hace ya tres años que estamos colaborando con los residentes para mejorar sus capacidades cognitivas, sociales y emocionales a través de la música. Por otra parte, la especialización en tiempos de crisis conlleva a la musicoterapia a integrarse en determinados colectivos, como en el centro penitenciario Wad Rass (formación de prácticas), y a trabajar sobre aspectos como la inmigración (fundación Ribermúsica, Art solidari), la integración escolar (Escuela Paideia, Taiga, escuelas municipales de música), la desestructuración familiar (Instituto Catalán de Musicoterapia), trastornos de la alimentación (La casita, Buenos Aires), y centros de acogida y adopción (Instituto Catalán de Acogida y Adopción). Entre estos y más centros nos ayudan a pensar en la musicoterapia como disciplina del futuro.

Desde el Máster de Musicoterapia queremos ampliar fronteras, y por eso realizamos viajes de estudios a diferentes ciudades europeas con la finalidad de aprender e imitar modelos que pueden funcionar en nuestro país. El pasado curso estuvimos en Berlín y visitamos la universidad y los diferentes centros donde se realiza musicoterapia. La universidad también tiene convenios con el Hospital Beth Israel en Nueva York. Cada año algunos estudiantes del Máster pueden realizar sus prácticas en dicho centro, así como en la Universidad de Argentina, y en centros de Buenos Aires.

El Máster está dentro de ECARTE (European Consortium for Arts Therapies  Education), donde profesionales de la musicoterapia y alumnos comparten experiencias, currículos profesionales y programas de máster, entre otros beneficios.

El objetivo es abrir la musicoterapia a los nuevos retos profesionales, teniendo en cuenta los mejores profesionales y las técnicas más avanzadas.

4 Comentarios

La Musicoterapia a lo largo de su historia, ha demostrado ser muy efectiva en el alivio de múltiples dolencias humanas. Muchas gracias por la información.

David Fletes

La musicoterapia, contrario a lo que muchos pudieran pensar, no aparece en el siglo pasado, sino desde hace milenios. De hecho, en el año de 1889, se encontraron las primeras obras que hablan de la influencia que tiene la música sobre los seres humanos, en unos papiros egipcios descubiertos por Petrie, en la ciudad de Kahum. Pero no fueron los únicos, ya que posteriormente fueron descubiertos otros, donde se habla del mismo tema. El pueblo hebreo y el griego, sólo para mencionar dos, ya hacían mención de ella. En la historia de esta especialidad, se distingue una época pre-científica y otra científica, que se desarrolla a partir de 1900 – 1950, con Emile Jacques Dalcroze, a quien se le considera un precursor de la misma. A lo largo de su historia, ha demostrado ser muy efectiva en el alivio de múltiples dolencias humanas, y ha demostrado de forma fehaciente, su capacidad para intervenir en la recuperación de los pacientes con diferentes patologías. Sin embargo, aún queda por descubrir una gran cantidad de aplicaciones para la medicina moderna, para poder motivar de la mejor manera a los pacientes, escolares, grupos especiales y personas discapacitadas. Mi apoyo y mi respeto a las personas que divulgan y trabajan en este tipo de terapia. Al fin y al cabo, qué mejor que las notas musicales, para llegar al corazón y las emociones de los seres humanos?

Juan

La verdad muy interesante la publicación. Desde lo que es el área geriátrica les puedo decir con toda la seguridad del mundo que lo que refiere por ejemplo, problemas de ansiedad serios, incluso enfermedades como Alzheimer pueden ser llevadas de una forma más tranquila para el paciente a través de la escucha de música. Es un fuerte relajante además de brindar todos los beneficios que con mucha razón comentas arriba.
Muchas gracias por la contribución.

Juan.

Envía un comentario

*