Dr. Antonio Andrés Pueyo

Catedrático de Psicología del Departamento de Personalidad en la Facultad de Psicología y Profesor de Criminología en la Facultad de Derecho de la Universitat de Barcelona.

Antonio Cano Martín

Psicólogo de la Dirección General de Justicia Juvenil. Departament de Justicia. Generalitat de Catalunya.

El futuro modelo de prevención e intervención de la delincuencia juvenil

14 febrero 2017

Desde la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas se recomienda “la creación de servicios y programas con base en la comunidad para la prevención de la delincuencia juvenil recurriendo, sólo en última instancia, a los organismos oficiales de control social”. No es una directiva nueva, pero sí de gran actualidad, que parece dar respuesta a la necesidad de rebajar la tensión a la que se somete el sistema público de salud y bienestar social.

¿Considera positivo impulsar un modelo público/privado para la detección, prevención y abordaje de la violencia juvenil? ¿Cómo debería estructurarse?

No solo me parece positivo sino muy necesario crear un modelo público/privado o mixto para la detección, prevención y abordaje de la violencia juvenil que tenga servicios y recursos complementarios. La violencia juvenil es un fenómeno transversal (se da en diferentes entornos e instituciones). De ahí la importancia de poder impulsar un modelo basado en la coordinación de servicios y dirigido a la prevención de dichas conductas, a poder ser desde edades tempranas (escuela, familia, pediatra, servicios sociales, etc…). Tal como recomiendan las Naciones Unidas y demuestran la mayoría de investigaciones y estudios científicos, las intervenciones en la red comunitaria, con la participación de distintos profesionales, son las más eficaces. Cuando las conductas violentas están instauradas en el repertorio conductual del joven y alcanzan un nivel delictivo, entonces sí que son necesarias medidas judiciales y punitivas (de control social), pero siempre destinadas a la reeducación y que, en la medida de lo posible, se puedan desarrollar en los propios entornos comunitarios de estos chicos.

¿En qué escenario nos encontraremos como sociedad si no somos capaces de recorrer el camino hacia un nuevo modelo para abordar la problemática de la violencia juvenil?

Un escenario realmente complicado ya que, aunque muchos jóvenes dejan de realizar dichas conductas con la madurez y sin necesidad de intervenciones especializadas, un importante grupo de ellos las necesitan y es básico que sean aplicadas por profesionales bien formados y preparados. Es muy importante trabajar desde una vertiente preventiva (tanto a nivel general como de grupos diana) y cuando el problema es grave, ya se ha instaurado, cronificado o judicializado, se ha de intervenir de manera directa con el joven y su familia a través de profesionales que trabajan en los distintos recursos sociales.

adicciones

¿Qué tipo de profesionales estarían llamados a participar en estas nuevas estructuras de prevención y tratamiento de la delincuencia juvenil?

En estas nuevas estructuras de prevención y tratamiento de la delincuencia juvenil (aunque algunas ya están desarrolladas y en funcionamiento), necesitan incluir numerosos profesionales de diferentes ámbitos ya que, tal como se ha dicho en la primera pregunta, la violencia juvenil es un fenómeno transversal que afecta a diferentes entornos, instituciones y momentos del desarrollo infantil y adolescente. Por enumerar algunos destacan los criminólogos, psicólogos, educadores sociales, trabajadores sociales, maestros, pediatras, psiquiatras, fuerzas de seguridad especializadas, pedagogos, monitores de ocio, y todo aquel profesional que en su rol pueda encontrarse con la problemática mencionada.

Centrándonos en el papel del criminólogo, ¿qué aporte específico puede hacer en relación a la comprensión de la delincuencia juvenil y a su tratamiento?

Los criminólogos, ahora que todos ya provienen de un grado universitario, por formación y especialización tienen un bagaje de conocimientos, habilidades y competencias que los convierten en técnicos bien preparados para ocuparse de la prevención e intervención en los problemas individuales y sociales que producen los delitos y los comportamientos violentos juveniles. Las sociedades modernas tienen muchos recursos – sanitarios, sociales, educativos, etc… –  para sus ciudadanos, pero su acceso y manejo eficaz son complejos, más para poblaciones como los jóvenes en riesgo de exclusión social o con problemas de adaptación. Los criminólogos pueden ejercer el papel de gestores y facilitadores de esos recursos a los jóvenes y menores en procesos educativos y de reinserción post-delictiva. Poco a poco este colectivo de profesionales ya va ocupando un lugar relevante en los servicios preventivos de la violencia y la delincuencia juvenil.

Por contra, ¿qué particularidades tiene el fenómeno de la delincuencia juvenil que ha de tener en cuenta el profesional de la criminología para garantizar una adecuada aproximación a la problemática?

Específicamente los comportamientos antisociales y violentos de los adolescentes y los jóvenes son, en la mayoría de los casos, transitorios excepto para un pequeño grupo de casos en que es crónica y resistente a la intervención. Es por esta razón que la intervención con adolescentes requiere un alto grado de individualización tanto para que sea eficaz como para que no sea dañina. Hay una aparente contradicción en la necesaria aplicación de medidas de control y educativas para conseguir responsabilizar a los menores infractores de su futuro papel “prosocial”, pero este es el mandato legal. Los criminólogos conocen las formas diversas de la delincuencia juvenil, sus causas, las leyes, los recursos y los procedimientos de intervención disponibles en el entorno inmediato del joven. Ellos han de personalizar la intervención atendiendo a la edad, el género, la familia, etc… del infractor, para conseguir el cese en la actividad delictiva y no marginalizar al joven como resultado de esa intervención. En esta tarea colaboran muchos profesionales, pero el criminólogo es el más especializado entre aquellos otros, en todo lo que refiere a la delincuencia.

¿Puede ser la delincuencia juvenil un nuevo ámbito de especialización y una oportunidad de desarrollo para el criminólogo? ¿Hay experiencias o buenas prácticas en la materia?

Sin duda que lo es, porque desde hace muchos años los problemas que causan los adolescentes y menores infractores requieren atención profesional especializada. Los servicios de atención a esta población llevan mucho tiempo actuando en nuestro entorno socio-legal y, como en todos los servicios que se ofrecen a los ciudadanos, se requieren profesionales cada vez más especializados y, los criminólogos lo son. No obstante, la formación inicial del grado de criminología, como la mayoría de los estudios iniciales universitarios, es genérica y se requiere más especialización, como la que ofrecemos en el Experto en Intervención y Gestión de la Delincuencia y Violencia Juvenil. Todos los profesionales que provienen de unos estudios universitarios requieren – y requerirán a lo largo de su trayectoria profesional – de una formación continuada, porque la realidad es cambiante y los avances disciplinarios también lo son. En este sentido el ámbito profesional de intervención en menores infractores no es ninguna excepción y especializarse es esencial en la carrera profesional del criminólogo.

¿Sabías que...?

Te invitamos el 23 de febrero 2017 a las 18:30h a la Sesión Informativa del Experto en Intervención y Gestión de la Delincuencia y Violencia Juvenil que te ofrece los conocimientos y habilidades para que intervengas eficientemente con menores infractores, siempre avalado por la valiosa experiencia y trayectoria de sus expertos:

  • 5564 casos de menores atendidos en Cataluña en el último año.
  • Ejercen su labor en: Dirección General de Justicia Juvenil del Departament de Justicia (Generalitat de Catalunya), Juzgado de Menores de Barcelona, Equip d’Assessorament i Mediació de la Generalitat de Catalunya, Medio Abierto del Departament de Justicia, Dirección General de Prisiones, Organización Internacional de Justicia Juvenil (OIJJ)…
  • Forman parte de equipos multidisciplinares: psicólogos, criminólogos, psiquiatras, educadores sociales, trabajadores sociales, abogados, jueces, pedagogos…

Artículos relacionados

Envía un comentario

*