Dra. Erika Esteve Palau.

Erika Esteve, Médica adjunta del Servicio de Enfermedades Infecciosas y exalumna del Curso en Implementación de Programas de Optimización de Uso de Antimicrobianos (PROA) y Vicens Diaz de Brito, Jefe del Servicio de Enfermedades Infecciosas y docente del Máster en Prevención y Control de Infecciones (PCI) lideran el estudio del Parc Sanitari Sant Joan de Déu.

Recomendaciones sobre lactancia materna y la COVID-19

28 junio 2021

Efecto inmunomodulador de la lactancia materna

La lactancia materna tiene múltiples beneficios para la salud, tanto de la madre como de los bebés. En el período neonatal, los bebés están expuestos a infinidad de microorganismos, que tienen como principal puerta de entrada las barreras mucosas, y cuentan inicialmente con un sistema inmunitario inmaduro para poder hacer frente a los patógenos.

La dra. Erika Esteve Palau con su hijo

La leche materna contribuye a una importante reducción en la morbimortalidad infantil cuando se realiza lactancia materna exclusiva en los primeros seis meses de vida. Aparte de su riqueza desde el punto de vista nutritivo, tanto el calostro como la leche madura (a partir de la tercera semana postparto) contienen un alto contenido en inmunoglobulinas, proteínas, lactoferrina y leucocitos, entre otros factores inmunomoduladores, lo que la convierte en la primera y mejor vacuna que pueda recibir el lactante en las primeras semanas y meses de vida.

Además de los compuestos inmunológicos inespecíficos, a través de la leche materna se transmiten anticuerpos específicos contra diferentes infecciones, adquiridos por el contacto previo de la madre con los microorganismos en cuestión o por las vacunas recibidas frente a los mismos.

Lactancia materna y COVID-19

La actual pandemia por la COVID-19 ha planteado múltiples preocupaciones a las madres lactantes. En primer lugar, por la posibilidad de contagio. Inicialmente, incluso se llegó a contraindicar la lactancia en las mujeres contagiadas.

Diferentes estudios realizados a lo largo de los meses de pandemia han demostrado que el virus no se transmite a través de la leche de las madres infectadas y que, en cambio, sí se transmiten anticuerpos específicos contra el virus. Estas evidencias han llevado a recomendar no interrumpir la lactancia en caso de contraer la infección, aunque se recomienda seguir extremando las precauciones en la medida de lo posible durante el amamantamiento. 

A pesar de no objetivarse el paso del virus a través de la leche materna, éste sí se ha aislado en la piel de los pechos de las mujeres lactantes infectadas. En el momento que la madre infectada comienza con síntomas es muy probable que ya haya transmitido el virus a su bebé. Aun así, las medidas recomendadas consistirían en una adecuada y frecuente higiene de manos y el uso de mascarilla. En el caso de no encontrarse en condiciones de amamantar durante el período de enfermedad, sería recomendable, si es posible, que una persona sana ayude con el cuidado del bebé. En este caso, se recomienda intentar mantener la lactancia materna realizando extracciones de leche, siempre con una buena higiene de manos previa, para podérsela administrar al bebé, preferiblemente en cuchara o vaso.

Vacunación durante la lactancia

Tras la aprobación de las vacunas contra el SARS-CoV-2, los miedos en relación a la lactancia se centraron en los potenciales efectos nocivos que éstas podrían tener para los bebés. Por este motivo, y ante la falta de evidencia científica, inicialmente en muchos entornos se contraindicó la vacunación en mujeres lactantes, dejando a menudo la elección de la vacunación y/o de mantener la lactancia en manos de las madres.

A pesar de que la legislación vigente permite la realización de ensayos clínicos con medicamentos en mujeres en período de lactancia, los miedos y dilemas éticos que éstos conllevan en estos casos, hacen que la seguridad de la mayoría de fármacos (incluidas las vacunas) sea evaluada en el seguimiento     post-comercialización.

Ante la falta de evidencia en relación a la vacunación contra la COVID-19, desde el Parc Sanitari Sant Joan de Déu se impulsó el estudio LacCOVID, coordinado por Erika Esteve, Médica adjunta del Servicio de Enfermedades Infecciosas y exalumna del Curso en Implementación de Programas de Optimización de Uso de Antimicrobianos (PROA) y Vicens Diaz de Brito, Jefe del Servicio de Enfermedades Infecciosas y docente del Máster en Prevención y Control de Infecciones (PCI), en el que se incluyeron mujeres lactantes que desarrollan su labor en primera línea y que decidieron vacunarse al inicio de la campaña de vacunación, sin renunciar a continuar con la lactancia.

Los resultados del estudio han demostrado que la vacunación con Pfizer-BioNTech es segura durante el período de lactancia y que, además, transmite anticuerpos a la leche materna. Aunque se trata de una cohorte pequeña y que todavía no ha finalizado el seguimiento (previsto a seis meses), estos datos sugieren que, tal y como sucede con otras enfermedades infecciosas o con otras vacunas, los bebés amamantados por mujeres vacunadas podrían estar protegidos frente a la COVID-19, al menos mientras dure el período de lactancia. La duración en el tiempo de esta transmisión de anticuerpos a leche materna está todavía por determinar, pero según los datos analizados se espera que se mantenga mientras duren los niveles de anticuerpos en sangre.

Cabe destacar que dichos resultados ya han sido publicados en el repositorio MedRxiv y, además, están aprobados y únicamente pendientes de publicación en la prestigiosa revista científica JAMA Network Open.

Existen otros estudios en marcha con diferentes vacunas en madres lactantes que permitirán determinar los niveles de respuesta inmunológica y su paso a la leche materna. Esto contribuirá a un conocimiento más profundo sobre el papel protector de la leche materna contra la COVID-19.

Cómo proteger a los bebés de la COVID-19

Es importante destacar que la infección en lactantes suele ser leve o cursar de forma asintomática en la mayoría de los casos. En caso de que la madre contraiga la infección, se recomienda mantener la lactancia materna, en la medida de lo posible, utilizar las medidas de precaución e higiene generales, como son el uso de mascarilla y una correcta higiene de manos, tanto si se amamanta directamente, como si se realizan extracciones. Además, es conveniente en estos casos que la madre pueda contar con el apoyo y ayuda de una persona sana que colabore en el cuidado del bebé. 

En caso de tener dificultades para mantener la lactancia, si éste es su deseo, se recomienda que solicite ayuda de una persona especializada en lactancia materna. La lactancia materna, lejos de estar contraindicada, puede suponer un gran beneficio en el caso de que el bebé se haya infectado o esté en riesgo de infectarse.

La vacunación contra el SARS-CoV-2 ha demostrado disminuir de forma drástica los casos de infecciones graves, así como la transmisibilidad del virus, siendo por tanto la principal estrategia de prevención disponible hoy en día. En el caso de que la madre desee vacunarse, haya pasado o no la infección, y a la espera de nuevas evidencias, se recomienda que lo haga sin por ello interrumpir la lactancia, ya que ésta podría suponer un factor protector para el bebé mientras dure la misma. La vacunación en la madre lactante protegerá al bebé, tanto por generar inmunidad de grupo y disminuir así el riesgo de contraer la infección en su entorno social, como por el paso de anticuerpos a través de la leche materna.

¿Sabías que...?

El Máster en Prevención y Control de Infecciones (PCI) del IL3-UB es pionero a nivel nacional y contribuye a formar a los profesionales sanitarios como expertos en la prevención, vigilancia y control de las infecciones nosocomiales, proporcionándoles los conocimientos y habilidades necesarios para realizar su actividad profesional en el campo de la vigilancia epidemiológica.

¿Quieres saber más sobre el Postgrado en Control de Infecciones Hospitalarias?¿Quieres saber más sobre el Postgrado en Control de Infecciones Hospitalarias?

FUNDACIÓ INSTITUT DE FORMACIÓ CONTÍNUA DE LA UNIVERSITAT DE BARCELONA como responsable del tratamiento tratará tus datos con la finalidad de atender a tu petición. Puedes acceder, rectificar y suprimir tus datos, así como ejercer otros derechos consultando la información adicional y detallada en nuestra Política de Privacidad.

He leído y acepto las condiciones mencionadas en la Política de Privacidad sobre el tratamiento de mis datos para gestionar mi petición sobre el curso de la convocatoria vigente y de futuras.
Quiero recibir información respecto a otros programas, actividades y servicios relacionados.

* Campos obligatorios

Artículos relacionados

Envía un comentario

*