Dra. Mònica Almiñana Riqué
Dra. Mònica Almiñana Riqué. Gerent del Departament de Salut València La Fe

“Estamos trabajando para recuperar la cultura de la transversalidad”

30 noviembre 2016

El Departament de Salut València La Fe apuesta por potenciar al máximo las sinergias entre el centro de referencia y el ecosistema de instituciones de atención primaria que hay a su alrededor. La Dra. Mònica Almiñana Riqué, gerent del Departament, confirma que es una transformación lenta pero segura. Las claves: la evolución cultural de los profesionales y la valentía de los gestores para innovar en procesos que por útiles que aún sean, no responden a la nueva realidad de la sociedad.

Uno de los objetivos marcados por el Departament de Salut València La Fe es potenciar las alternativas a la hospitalización ¿No es contradictorio contar con uno de los mayores hospitales de España y apostar tan decididamente por este enfoque?

No. Todo lo contrario. Los grandes hospitales vamos todos hacia esta línea. Buscamos un enfoque más poblacional para poder actuar antes que las enfermedades y para localizar a aquellos pacientes más frágiles que demandan mayor atención y recursos. Un 60% de las más de 280 mil personas a las que damos servicio actualmente no son de referencia de nuestro departamento, por lo que la única manera de garantizar una correcta atención es tener una mirada más transversal desde el sistema.

Por ejemplo, tenemos una unidad de hospitalización a domicilio a través de la cual hemos localizado 1.000 pacientes de alto riesgo, aquellos con más de 10 ingresos en un año, a los que se les aplica una serie de procedimientos en los que participan profesionales de atención primaria y del Hospital La Fe para seguimiento telefónico y estamos consiguiendo un 60% menos de ingresos de estas personas. Los beneficios son indudables.

¿Cómo habéis estructurado esta dinámica de colaboración entre el hospital y el resto de unidades de atención primaria?

Hay dos cuestiones claves: la primera es de tipo estructural. En Valencia desde 2005 se decidió que se organizaría la atención sanitaria con un hospital de referencia y la atención primaria a su alrededor. La segunda de las claves tiene que ver con superar la brecha cultural: hacer desaparecer las distancias que existen entre la atención primaria y la especializada.

En el ámbito hospitalario, somos una generación educada en “enfermo agudo”. En cambio, el profesional de primaria, ya tiene el ‘chip’ de dar calidad de vida al enfermo y controlar la cronicidad. Dos miradas diferentes para los mismos desafíos en la que la dotación de recursos, hasta la fecha, ha ido en mayor medida al centro hospitalario. Reivindico que a la atención primaria no se le ha tratado bien, sin embargo, se le ha sometido a un nivel de exigencia tan fuerte como a los hospitales. En este escenario, desde el Departament estamos trabajando para recuperar la cultura de la transversalidad. Queremos que el médico especialista salga del hospital y se vaya a los centros de primaria para ejercer de consultor de la Medicina de Familia en ciertas patologías. Además, formamos al profesional de primaria en el Hospital. Facilitamos, además, los canales para que primaria y el hospital hablen cada día más: que contrasten las diferentes visiones de un mismo paciente, por ejemplo.

Dra. Mònica Almiñana Riqué, Gerent del Departament de Salut València La Fe

Dra. Mònica Almiñana Riqué

Concretando… ¿Cómo habéis diseñado desde el Departament la gestión y el intercambio de conocimiento entre las diferentes instituciones?

Te respondo con un ejemplo: estamos impulsando jornadas de trabajo para hablar de cronicidad en la que han participado profesionales de primaria y del hospital con el objetivo de identificar y tratar a pacientes de manera conjunta. En primaria identifican el caso, la mayoría de veces mucho antes que nosotros, por lo que nos ofrecen esa visión de primera mano. Nosotros contamos con los recursos y la técnica especializada para tratarlo, por lo que ponemos a su disposición ese conocimiento, y entre ambas partes, diseñamos los procesos para que se convierta en una realidad.

Son excelentes iniciativas pero hemos de ser conscientes que es un proceso lento. Cambiar sinergias tan asentadas requiere tiempo, y además, las instituciones sanitarias son organismos muy rígidos legislativamente, lo que añade complejidad a la evolución.

¿Una apuesta arriesgada, entonces?

No, para nada. Ni nueva, ni arriesgada. Es lo que hemos venido intentando hacer desde hace años, pero que hoy tiene más urgencia que nunca: tenemos que atrevernos a rediseñar procesos. Que no sea sólo un discurso político. Tenemos que darnos cuenta que la sociedad está cambiando, que las tecnologías están a nuestro servicio y que no podemos seguir dando las mismas respuestas de siempre. Es verdad que la nuestra es una organización muy compleja, pero no deja de ser un mapa de procesos que comienza en primaria. Bajo esta mirada, es más abordable el desafío.

¿Existe choque cultural entre los profesionales que desarrollan su labor en el hospital universitario y los que se desenvuelven en los centros de atención primaria?

Existe por lo que ya comentaba: a la primaria valenciana se la ha mimado muy poco, pero no es por una cuestión que tenga que ver con este Departament, sino por cómo se ha diseñado el sistema. Lo positivo es que cuando creas espacios de encuentro, la colaboración fluye y se derriban barreras.

¿Qué tipo de herramientas cree que hace falta que la administración ponga a disposición de los gestores para hacer avanzar las instituciones sanitarias?

Necesitamos que se hagan leyes de forma más ágil y que los gestores tengamos mayor flexibilidad legislativa. Es un sector que puede ser más eficiente, pero también necesitamos que se regule de forma más efectiva. Más cuando competimos en un entorno donde los regímenes autonómicos son distintos… Jugamos en la liga de hospitales como el Clínic o el Doce de Octubre, sin embargo, nuestro marco regulatorio no es tan flexible como el de estas dos instituciones. Somos una organización del sigo XXI trabajando con leyes del siglo XX. Siendo la de Sanidad la partida presupuestaria que mayor presupuesto acapara, hemos de diseñar un sistema menos rígido para poder ser más eficientes.

Ahora en el sentido contrario ¿Cuál debe ser la apuesta del gestor y de su equipo para ofrecer soluciones innovadoras a la ciudadanía?

Los gestores debemos transmitir a los políticos las realidades que tienen que ver con la eficiencia de las instituciones. Eso es lo que debe primar. Conseguir el bien común tomando decisiones complejas y que éstas recaigan en los gestores en calidad de los profesionales que mejor conocen las necesidades de la población y los desafíos de la institución.

En este escenario ¿Cuáles son los mayores retos de futuro del Departament?

El futuro pasa por la innovación trabajada de manera multidisciplinar. Nosotros estamos haciendo verdaderos avances en La Fe con equipos compuestos por médicos e ingenieros y que consiguen respuestas asistenciales en tiempos muy razonables. Estas novedades pasan también por la cronicidad. Es verdad que está muy repetido, pero no está de más recordarlo.

Otro de los retos del Departament La Fe es la creación de unidades de gestión clínica multidisciplinares e innovadoras.

Y por último, pasa, sobre todo, por cambiar el enfoque que tenemos del paciente. Entender que hoy el paciente es otro y que tiene nuevas maneras de comunicarse y de relacionarse, algo que puede aportarnos grandes beneficios como son, por ejemplo, la construcción de modelos predictivos en enfermedades como la diabetes, gracias a la participación directa del paciente con instrumentos telemedicina. Y para ello se debe formar a los jóvenes en el ámbito de la gestión sanitaria: hay demasiado pocos jóvenes dispuestos a ser gestores para dar el relevo a un sistema que necesita ideas frescas y energía.

⇒ Descubre la entrevista a Vicenç Martínez Ibáñez, Gerente del Hospital Universitario Vall d’Hebron

⇒ Descubre la entrevista a Enric Mangas Monge, Director general del Parc Sanitari Sant Joan de Déu

⇒ Descubre la entrevista a Jaume Raventós, Director Gerente Territorial Cataluña. Hospitales privados Quironsalud

¿Sabías que...?

El Máster en Gestión de Centros y Servicios de Salud satisface las necesidades formativas en el ámbito de la gestión de los servicios de salud, aportando el conocimiento en profundidad de las características y problemáticas de los centros y servicios de salud, así como un adiestramiento en las habilidades necesarias para gestionar los servicios sanitarios.

Artículos relacionados

21 abril 2021

IL3LIVE: El año de las enfermeras

Joan Maria Estrada
ÍndiceLa enfermería, clave para la lucha contra la COVID-19Gestión de equipos en el ámbito hospitalarioLas enseñanzas de la pandemiaMás allá…
Leer más

Envía un comentario

*