El IL3-UB inicia en febrero la 2ª edición del curso Manejo Clínico del Paciente COVID-19

La formación se ha diseñado con un formato ágil, que permite formarse desde cualquier dispositivo y en cualquier lugar, y ofrece a profesionales técnicos del ámbito de la geriatría, enfermería y transporte sanitario las últimas herramientas y conocimientos para enfrentarse con garantías a la atención del paciente COVID-19.

A ocho meses de haberse iniciado la pandemia, el Instituto de Formación Continua de la Universidad de Barcelona convoca en febrero de 2021 la segunda edición del curso Prevención y Control de Infecciones (PCI) en la Atención Residencial y Sociosanitaria: Manejo Clínico del Paciente COVID-19. Las inscripciones ya están abiertas en la página web del IL3-UB.

Tal y como detalla Enrique Limón coordinador del programa VINCat (Sistema de vigilancia de las infecciones relacionadas con la asistencia sanitaria en Cataluña) del Servei Català de la Salut y director del Máster en Prevención y Control de Infecciones del IL3-UB el curso nació de la necesidad de aportar al profesional técnico asistencial de geriatría, enfermería y transporte sanitario, los conocimientos y herramientas para hacer frente con garantías a la gestión de los pacientes con la COVID-19. «Este curso abre un nuevo espacio de control de la infección que el ámbito sociosanitario no cubría. Hasta ahora, si una residencia se confrontaba con un cuadro de infecciones, se solicitaba la cobertura por parte de la atención primaria, o se derivaba a los pacientes a los hospitales de referencia. Cuando la pandemia explotó con toda su virulencia en la primera ola de la COVID-19 se demostró que era muy complejo aplicar los protocolos existentes, por lo que se volvió imprescindible que los profesionales contaran con conocimientos contrastados para enfrentarse a la enfermedad», explica Limón.

Una formación ágil y actualizada diseñada para el profesional técnico

El curso está pensado para profesionales técnicos en activo, que luchan cada día a la COVID-19, y que necesitan conocimientos actualizados para hacer frente a la pandemia desde sus puestos de trabajo. A través de un formato ágil, eminentemente audiovisual y con una duración que ofrece el equilibrio perfecto de dedicación y conocimiento, empodera a los profesionales sociosanitarios con nuevas herramientas en la lucha contra la COVID-19. 

Así lo explica Enrique Limón: «Se trata de un programa muy intensivo, con materiales muy pedagógicos y audiovisuales que te permite conectarte desde un móvil, una tableta o un ordenador. Además, la forma en la que se adquieren los conocimientos es basándose en casos clínicos y/o experiencias asistenciales reales, por lo que da respuesta a aquello a lo que se están enfrentando los profesionales cada día, con el plus que tienen acceso a expertos que te ayudan a reflexionar sobre tu práctica profesional para entender cómo gestionar correctamente esta enfermedad».

Otro de los pilares de la formación es la pertinencia de los contenidos: «desde el departamento de Salut y la Universidad de Barcelona llevamos décadas luchando contra las infecciones, por lo tanto, lo que hemos hecho es aplicar todos nuestros conocimientos al control de esta infección nueva, con alto grado de transmisibilidad, a la que tenemos que aplicar medidas de prevención y manejo similares a la forma en la que tratamos otras enfermedades a las que nos estábamos enfrentando desde hace años».

Un programa contrastado, que, además, se va actualizando de manera constante gracias al destacado panel de expertos que participan en el programa y los convenios que el IL3-UB impulsa en este ámbito, como el recientemente firmado con la Asociación Catalana de Recursos Asistenciales (ACRA).

"ACRA" detectó que sus profesionales necesitaban formarse para enfrentarse a algo desconocido y nuevo que golpeaba de manera brutal a su colectivo y fue cuando el IL3-UB respondió a esa demanda. La alianza nos permitirá ir adaptando el curso a las necesidades del momento. No se trata de una formación estática, sino que es flexible, y por ello es vital estar en contacto con los profesionales que están dando el servicio», reflexiona el director del programa.