Inauguran la 2ª Edición del Postgrado de Psicología de Emergencias y Catástrofes del IL3-UB

El pasado viernes 16 de octubre, se llevó a cabo la inauguración de la segunda edición del Postgrado de Psicología de Emergencias y Catástrofes del Instituto de Formación Continua de la Universidad de Barcelona (IL3-UB).

 

El Director Académico del IL3-UB, Paco Pérez Lozano, moderó el encuentro realizado de forma virtual, en el que participaron el Director del Postgrado de Psicología de Emergencias y Catástrofes Andrés Cuartero junto a profesionales del departamento de Protección Civil, del Servicio de Emergencias Médicas (SEM) y del Colegio Oficial de Psicología de Cataluña.

La importancia de capacitar a profesionales de las emergencias en un contexto de pandemia

El Director del Postgrado Andrés Cuartero, además de dar la bienvenida a los alumnos de este curso, agradeció la presencia de algunos de los máximos exponentes del sector de emergencias en Cataluña. A su vez, hizo hincapié en la importancia de poder ofrecer herramientas para profesionales de psicología de emergencias, en un contexto de crisis sanitaria a nivel mundial.

Sobre este punto, destacó el hecho de que los alumnos de la primera edición del posgrado, quienes se enfrentaron a su etapa de prácticas profesionales en medio de un brote pandémico, pudieran aplicar sus conocimientos para brindar apoyo tanto en salas de emergencia como en los dispositivos de atención telefónica del SEM.

Por su parte, el Sr. Guillermo Mattioli, Decano del Colegio Oficial de Psicología de Cataluña, destacó la labor de la línea telefónica de apoyo a la ciudadanía como también la incorporación del perfil de psicólogo de emergencias en UCI’s de Cataluña. “Estas experiencias en respuesta durante la crisis de la COVID-19 le dieron una relevancia a una sección del Colegio de Psicología que está muy viva, con cerca de 400 miembros y tres grupos de trabajo”, indicó Mattioli.

En cuanto al contexto de pandemia, aseguró que no solo ha tenido un impacto en la salud mental de la sociedad sino que también ha significado una prueba de esfuerzo para un sistema sanitario ya golpeado por recortes y desinversiones. “En un contexto como este, la psicología tiene mucho para decir. Si la psicología ya tenía mucho para hacer antes, ahora incluso más” subrayó, y agregó: “Emergencias es un buen campo para los psicólogos porque no podremos extirparlas del tejido social”.

Sergio Delgado, subdirector operativo de Protección Civil en Cataluña, coincidió: “creo que es un momento muy oportuno para proponer la incorporación de psicólogos en situaciones de emergencias, porque aunque luchemos para evitarlas, siempre las tendremos”. Asimismo, como profesional del sector de las emergencias, planteó la necesidad de pensar no sólo en los momentos de crisis, sino también en el antes y el después; es decir, en la prevención, la sensibilización de la ciudadanía y la preparación, como también en la recuperación post emergencia. “Los profesionales que trabajamos en emergencias debemos prever lo peor”, apuntó.

Por otra parte, indicó que una de las cualidades imprescindibles que todo profesional de las emergencias debe incorporar es la capacidad de adaptación. “Cada emergencia es diferente y te obliga a adaptarte. Los alumnos pueden aprovechar este curso para adquirir esa flexibilidad”, señaló. En efecto, tal como indicó el Director del IL3-UB, Paco Pérez Lozano, “la flexibilidad, la transversalidad, la adaptación y la previsión, son algunas de las competencias que se trabajan en este Postgrado”.

La atención psicológica en emergencias, más necesaria que nunca

Por su parte, el Dr. Antoni Encinas, Director del SEM, aseguró que “tener expertos como los psicólogos de emergencias, que ayudan a la sociedad a enfrentar estas situaciones y dar pautas para gestionarlas mejor, es algo que toda sociedad avanzada necesita”. El Director del SEM señaló que la crisis de la COVID-19 ayudó a reafirmar esta idea. “Si antes de la COVID-19 el SEM tenía muy claro que la atención psicológica era clave, esta crisis lo ha elevado a la máxima potencia”, afirmó.

En este sentido, aclaró que antes de la pandemia el SEM ya tenía incorporado un equipo de psicólogos de emergencias para atender a víctimas de accidentes y de violencia de género, para asistir a Mossos d’Esquadra en la notificación a familiares de accidentes de tráfico, como también de soporte y atención a operativos tras experiencias traumáticas para “cuidar a los cuidadores”.

Sin embargo, explicó que, ante el crecimiento exponencial de trastornos emocionales reflejados en las cifras de este año y de la gran demanda ciudadana, tuvieron que redoblar los esfuerzos para poder asistir a los colectivos emocionalmente impactados por la crisis, incorporando nuevos dispositivos como el de la línea telefónica de asistencia. “Los psicólogos han venido para quedarse. Esto no es una declaración de intención sino una realidad”, sentenció.

Finalmente, el Director del Postgrado Andrés Cuartero celebró el hecho de que la conferencia virtual haya sido “más parecido a una clase que a un acto de inauguración, por los conceptos clave que expusieron los distintos profesionales sobre la mesa”, y celebró el hecho de que exista una articulación y colaboración entre la universidad y los actores más relevantes del sector de las emergencias. “Me llevo de esta mesa inaugural la sensación de que existe un potencial muy grande para llevar a esta disciplina a los pilares más altos”, concluyó.