Educador Sexual

Descubre cómo convertirte en educador sexual de la mano del IL3-UB

La educación sexual trabaja para educar, enseñar y fomentar una sexualidad sana en la que la aceptación de uno mismo y de los demás sea imprescindible. Un educador sexual, por lo general, ayuda a los jóvenes a que conozcan, respeten y disfruten de la sexualidad de una manera enriquecedora y responsable.

 

FUNCIONES

Algunas de las principales funciones de un educador sexual son:

  • Acompañar a las personas durante su desarrollo en torno a la educación sexual.
  • Actuar como mediación entre las personas y los diferentes recursos disponibles.
  • Ayudar a encontrar respuestas a dudas y preguntas relacionadas con la sexualidad.
  • Distinguir entre hechos, opiniones y posibles suposiciones.
  • Conocer los recursos, cultura y otros aspectos de la zona para poder adaptar las indicaciones a la comunidad.
  • Colaborar con las familias y el entorno más cercano.
  • Ofrecer asesoramiento también a las familias para continuar mejorando lo trabajado desde casa.
  • Proporcionar a las familias algunas claves sobre comunicación y tratamiento de la sexualidad con los hijos.
  • Trabajar en equipo con todas las partes involucradas en el proceso.
  • Insistir e impulsar el diálogo positivo con los más jóvenes.
  • Fomentar en el entorno familiar la expresión de dudas, aprendizajes y opiniones sobre sexualidad.
  • Impartir formaciones o ponencias sobre educación sexual en aulas o centros formativos.

 

REQUISITOS Y HABILIDADES

Los educadores sexuales deben contar con formación específica relacionada con educación, sexología u otros ámbitos relacionados con la educación sexual. Además, es necesario:

  • Mostrarse accesible a cualquier tipo de duda o pregunta.
  • Ser una persona que transmita confianza.
  • Tratar cualquier tema con naturalidad y sin pudores.
  • Gran habilidad comunicativa.
  • Capacidad para expresar valores y enseñanzas sin imposición.
  • Estar actualizado e informado sobre diferentes aspectos y tendencias relacionadas con la educación sexual.
  • Trabajar bien en equipo con el fin de poder ofrecer un servicio multidisciplinar junto a otros profesionales.

 

SALARIO DE UN EDUCADOR SEXUAL

En la actualidad, el salario de un educador sexual es variable, ya que depende, en parte, de la ciudad, sector profesional o empresa donde desempeñe su labor. Además, el precio suele fijarse por sesión, y está entre los 40-60 € por sesión o taller corto.

 

FÓRMATE COMO EDUCADOR SEXUAL

En España no existe una carrera o titulación universitaria específica para la educación sexual, por lo que los profesionales deben complementar su formación base con diferentes cursos, másteres o postgrados que aporten los conocimientos necesarios como nuestro Máster en Educación y Promoción de la Salud, una gran opción formativa con la que conseguir las competencias necesarias para un sector cada vez más necesario y con mayor demanda.